NACIONAL

IMPORTANTES CAMBIOS EN EL GOBIERNO DE AMLO

No solo la forma de hacer gobierno cambiará este 1º de diciembre cuando asuma la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, habrá cambios también en el propio núcleo de la administración federal.

El cambio se llevará a cabo con amplias e importantes reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal (LOAPF) que deberán ser aprobadas por la Cámara de Diputados, en donde entre otras, promueve cambios radicales en la mayoría de las Secretarías de Estado.

Dentro de estas reformas, destaca el retiro de temas tan relevantes como la seguridad interior y seguridad nacional a la Secretaría de Gobernación, pasando, a partir del 1º de diciembre a formar parte de la dependencia de nueva creación Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

Ante ello, la SEGOB, será reestructurada y únicamente contará con tres subsecretarías: Gobierno, Enlace Legislativo y Normatividad de Medios de Comunicación; Derechos Humanos, Migración y Población; así como la encargada de Democracia Participativa, Fomento Cívico y Asuntos Religiosos.

Dejará de existir el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), transformándose en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Ahora, la Oficina de la Presidencia, conducirá la planeación, formulación, coordinación, asesoría, supervisión, regulación y evaluación de la política de comunicación social.

Además, se sustituyen en todas las dependencias, a excepción de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público las oficinas de Oficialía Mayor, sustituidas por Unidades de Administración y Finanzas, estas unidades serán nombradas por la Secretaría de Hacienda, excluyéndose únicamente, en el nombramiento las correspondientes a la Defensa Nacional y Marina.

Se crearán nuevas unidades administrativas denominadas “Delegaciones de Programas para el Desarrollo” cuyas funciones serán coordinar las acciones entre las autoridades estatales, municipales y el Ejecutivo Federal.

Se realizará, una revisión integral de las actuales 2 mil 300 delegaciones y subdelegaciones, las cuales deberán presentar los resultados de revisión integral ante el Ejecutivo Federal; aquellas delegaciones que no sean consideradas útiles y resulten onerosas, serán suprimidas.

Únicamente subsistirán las oficinas que atienden trámites y procedimientos que requieran algunas Secretarías de Estado o dependencias de la administración las cuales dejarán de ser delegaciones y serán Oficinas de Representación, quienes atenderán las necesidades del Titular de la Delegación de Programas para el Desarrollo.

La Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) cambiará de nombre por la Secretaría de Bienestar, cuyas facultades serán incrementadas para participar en las políticas que garanticen el pleno ejercicio de los derechos y el desarrollo de los pueblos indígenas; así como el fomento a la agroforestería, economía social y empleo en el ámbito rural, entre otras.

Serán potencializadas las facultades de la Secretaría de Energía, quien podrá realizar y apoyar estudios e investigaciones en materia energética, además de promover que garanticen el abasto de petróleo y gas, estableciendo políticas de estímulos y promoción del uso de energías renovables.

Se transferirá a la Secretaría de Economía las facultades para que promueva obra de mejora en las zonas con actividad minera, entre otras.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación cambiará su nombre a Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Ahora, la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, tendrá también a su cargo la coordinación, autorización e instrumentación de la normatividad aplicable en materia de acceso y uso de tecnologías de información y comunicación.

A partir de la entrada en vigor del decreto, LICONSA y DICONSA quedarán sectorizadas a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y la Comisión Nacional de Vivienda a SEDATU.

Finalmente, el documento señala que en tanto se expiden las normas reglamentarias correspondientes, las facultades con que cuentan las Unidades Administrativas de las dependencias y entidades que por virtud del Decreto se modifican, continuarán vigentes.

Y se establece un periodo de transición de conformidad de 180 días, contados a partir de la publicación del Reglamento respectivo, a efecto de que la estructura administrativa de las Delegaciones de Programas para el Desarrollo quede constituida y además que las dependencias presenten al Ejecutivo Federal un análisis de costos y beneficios sobre la necesidad y viabilidad de mantener determinadas Oficinas de Representación.

MEDINA/CG
COLIMA
Noviembre 03, 2018