COLABORACIONES

Y el derecho de los otros, apá

Octubre 04, 2017



César Barrera Vázquez

Son menos de 40 estudiantes y 13 docentes paristas los que impiden el acceso a mas de mil 200 alumnos y 130 académicos que se forman y laboran, respectivamente, en la Universidad Tecnológica de Manzanillo (UTeM). Esta situación ha generado, por obvias razones, fricciones y conatos de peleas entre quienes tienen cerrados los accesos y los que quieren seguir estudiando.

Por eso mismo, para evitar cualquier violencia entre los estudiantes --el riesgo de un enfrentamiento es real-- hizo presencia la fuerza pública. De su actuación ayer están las evidencias, los vídeos en los que se aprecia cómo se dieron los hechos: se ve a una persona de camisa verde con mochila tirando una patada a un policía, que repele el ataque con el escudo.

Se observa, también, cómo una persona con camisa negra y mochila se sube a una de las camionetas de la policía estatal y se apodera de uno de los escudos antimotines, el cual utiliza a guisa de proyectil contra los policías.

No hubo estudiantes heridos. Tampoco se utilizó gas lacrimógeno porque no contaban con este equipamiento --eso se comprueba en el video--. Más allá de los empujones, hay una verdadera afectación al derecho de la educación de más de mil 200 estudiantes, a quienes les apremia seguir estudiando por los procesos de evaluación que están en puerta.

El asunto de fondo es laboral y no es estudiantil. Son 13 los docentes inconformados porque no quieren firmar contratos cuatrimestrales, como lo exigen los estatutos del UTeM; esto no es nuevo, sino que desde hace más de siete años está consignado en los estatutos. Sin embargo se dejó de hacer y la misma auditoría del año pasado pidió al UTeM que se acatara esta disposición legal.

Si hay una afectación a los derechos laborales de estos 13 docentes, serán los tribunales especializados en la materia los que lo determinen, y el UTeM tendrá que ceñirse a las disposiciones legales que se dicten, como yo lo ha expresado el rector Humberto Uribe Preciado.

El diálogo ha sido permanente por parte del secretario general de gobierno, Arnoldo Ochoa González, y del secretario de Educación, Óscar Javier Hernández Rosas, a pesar de que en las siete reuniones que han sostenido con los estudiantes y docentes paristas, éstos han roto todos los acuerdos y no cumplen con su palabra.

No hay nada malo en manifestarse, siempre y cuando no se afecten los derechos de terceros, en este caso de los mil 200 estudiantes y 113 académicos que forman parte del UTeM. Y peor si agentes externos, ajenos a la comunidad universitaria y que sólo alteran la armonía en su interior, buscan sacar raja política de este conflicto.

Dos puntos

En el segundo informe del gobernador Ignacio Peralta destacaron, entre todos los logros, el correcto reordenamiento de las finanzas públicas, lo cual dará a pie a la consolidación de los programas y acciones que se requieren para generar más bienestar a la población. Los años que siguen deben ser de logros y metas alcanzadas.

CESAR BARRERA VAZQUEZ

¡ANÚNCIATE AQUÍ!