COLABORACIONES

Un cambio impostergable

Octubre 17, 2017


Era un cambio necesario, inaplazable y urgente. No hacerlo, significaba mantenerse en un esquema anacrónico y contraproducente. Aplaudo, pues, la decisión del gobierno. Creo que se transite así a un modelo más armonioso. Y es que las energías renovables son el futuro no sólo de Colima, sino del mundo.

En especial la energía solar. Si algo sobra en Colima es el calor y el sol. Somos afortunados de vivir en una tierra con estas características climáticas. De ahí la importancia de aprovechar los recursos naturales que tenemos al alcance y más si lo hacemos a través de las energías saludables al medio ambiente.

Se prevé que la empresa americana PermaCity, que se dedica a la instalación y generación de energía solar en los Estados Unidos, implemente panales solares en los edificios públicos: instalar celdas solares en azoteas de grandes edificios, cuya superficie ofrece espacio suficiente para una generación importante de energía.

Esta tecnología se instalaría en los techos de los edificios públicos del Estado, tales como oficinas, hospitales, escuelas e instituciones de asistencia privada, entre otras más. ¿Cómo sería la inversión? Colima pagaría a PermaCity la misma cantidad de dinero que paga actualmente por el servicio eléctrico hasta que la empresa recupere su inversión y una ganancia razonable.

Creo que suena bien, siempre y cuando la instalación de esta tecnología sea de calidad y que se garantice un funcionamiento adecuado, pues una vez pagada la cuenta esta tecnología pasaría hacer del gobierno del estado.

Lo importante no sólo es que se transita a un modelo más sustentable y benéfico para el medio ambiente, sino el importante ahorro de recursos que se generará. Hablo de millones de pesos, no al año, al mes. ¡Imagínense cuánta lana se ahorrará el gobierno de Ignacio Peralta y las subsecuentes administraciones!

Y es que esta tecnología debió implementarse hace por lo menos una década. Ojalá se cristalice el proyecto y con el ahorro de los recursos que se gastaban en el pago de energía convencional se puedan impulsar más políticas públicas a favor de los colimenses. Creo que por ahí va lo importante de este asunto y lo que el gobernador debe aprovechar.

Dos puntos

El Ecos de la Costa cumplió 90 años informando a la población colimense. Me enorgullece pertenecer a un medio de comunicación con el prestigio y trayectoria de este periódico, que es el decano de la prensa en el estado. Empecé a escribir en sus páginas, a invitación del licenciado Humberto Silva Ochoa, en el 2011. Por eso valoro y agradezco la oportunidad que me dio su director, Manuel Agustín Trujillo Gutiérrez, así como el beneplácito de la señora Leticia Castro López, presidenta del Consejo de Administración –y de la familia del licenciado--, para seguir colaborando en tan importante medio de comunicación.

Este medio no sólo me da un sustento, sino que también me permitió profundizar mi aprendizaje periodístico al lado del licenciado Humberto, pues tuve el privilegio de trabajar con él directamente y de aprender de su experiencia como director general de este medio. Vienen más años y espero ser partícipe del presente y futuro del Ecos de la Costa.

CESAR BARRERA VAZQUEZ

¡ANÚNCIATE AQUÍ!