3.236.47.240

COLABORACIONES

Se prenden los focos rojos en la clase política, por la expresión del Secretario de Gobernación, ¡de que un Militar puede aspirar a la sucesión Presidencial!.

Octubre 24, 2022

Caldero Político
Por Juan Ángel Magaña Hernández

Ha causado sobresalto y preocupación para algunos actores de la clase política nacional, la declaración hecha por el Secretario de Gobernación Adán Augusto López Hernández, en que un militar sí puede ser Presidente de la República, siempre y cuando se someta a las urnas. Esto lo expreso durante la visita que viene ejerciendo a los 32 Congresos Locales el pasado fin de semana, cuando acudió al Congreso estatal de Hidalgo, para solicitar el apoyo de los tribunos locales a la Minuta de Reforma Constitucional del Quinto Transitorio sobre la permanencia de la milicia castrense, en las tareas de seguridad pública hasta el año 2028. El funcionario Federal encargado de la política interior del país recordó que el último Presidente de origen militar en México fue el general Manuel Ávila Camacho. Afirmando el Secretario que; “desde luego que un militar puede participar en tareas políticas y puede tener aspiraciones políticas, incluso ser Presidente de la República, pero deberá participar en cuestiones electorales y someterse a las urnas.” A pesar de esta declaración vertida por el servidor público federal, esté ha venido negando que en México se encuentre en un proceso de militarización. El Senador de la República del bloque opositor al régimen de la 4T, Emilio Álvarez Icaza alertó sobre la posibilidad de que se busque postular a un militar como candidato presidencial en el 2024, como sucesor del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Entonces el tratar de insinuar que el Presidente López Obrador, pudiera designar a un militar como su posible sucesor, ¡ello si sus corcholatas preferidas oficiales no prenden!, un candidato del pueblo uniformado sería la solución. Pero creo que el pueblo de México es inteligente, al especular sobre este escenario seria el volver al retroceso histórico y político, y negar la creación gubernamental de las instituciones públicas a través, del sistema de partidos políticos en México mediante el voto directo, libre y secreto a partir de la voluntad general que predijo Juan Jacobo Rousseau en su filosofía y teoría política. Nuestra Carta Magna es bastante clara en su artículo 35 cuando tipifica en su redacción que: “Artículo 35. Son derechos de la ciudadanía: I.- Votar en las elecciones populares; II.- Poder ser votada en condiciones de paridad para todos los cargos de elección popular, teniendo las calidades que establezca la ley. El derecho de solicitar el registro de candidatos y candidatas ante la autoridad electoral corresponde a los partidos políticos, así como a los ciudadanos y las ciudadanas que soliciten su registro de manera independiente y cumplan con los requisitos, condiciones y términos que determine la legislación…..”. Entonces todos los mexicanos sin distinción de raza, etnia o clase social tienen esta garantía constitucional de votar y ser votados. Los mexicanos no ejercerán ni votaran por el retroceso histórico mexicano de volver a las dictaduras constitucionales, de algunos ciudadanos que portaron un uniforme de la milicia y llegaron a ser Presidentes de México, el primero, traidor y vendedor de nuestro territorio ante los gringos Antonio López de Santa Anna, tuvo el rango de general militar Español, y el pueblo y la historia ya lo juzgo como traidor nacional. Vicente Guerrero, insurgente bajo las órdenes de Morelos, miembro del ejército nacional tras la Independencia, representante del grupo de los yorkinos en las elecciones de 1828, y Presidente de la República, la labor polifacética de Vicente Guerrero marcó el ámbito social, militar y político de la primera mitad del siglo XIX. No obstante, sus contemporáneos no siempre reconocieron el papel del general. En las representaciones escritas, Guerrero es admirado y respetado por algunos, así como despreciado y objeto de insultos por sus capacidades intelectuales y su origen racial, por otros. El General Porfirio Díaz, quien estuvo al frente del Ejecutivo por más de 30 años conformando una dictadura constitucional, el pueblo y la historia también lo juzgo. El General Álvaro Obregón, ex militar y gran político que fue un gran impulsor de la educación en el país, también ocupo la máxima magistratura presidencial. Plutarco Elías Calles, tuvo el grado de Coronel, fue designado Comandante Militar en Hermosillo. En agosto de 1914 fue nombrado Gobernador y Comandante Militar de su Estado natal. Durante el gobierno de Carranza fungió como Secretario de Industria, Comercio y Trabajo. En febrero de 1920 renunció a este puesto para luchar en la campaña presidencial del General Obregón. En diciembre de 1924, fue electo Presidente Constitucional de la República, función que desempeñó hasta el 30 de noviembre de 1928. Seguimos, el Gral. Lázaro Cárdenas del Rio, fue Presidente del Partido Nacional Revolucionario (PRI); Secretario de Gobernación con el Presidente Pascual Ortiz Rubio y fue también Secretario de Guerra y Marina del 1 de enero al 15 de mayo de 1933, durante la Presidencia de Abelardo L. Rodríguez. Fue electo Presidente de la República del 1 de diciembre de 1934 al 30 de diciembre de 1940. A él se debió el cambio de la denominación de Secretaría de Guerra y Marina. A él también se le debe la nacionalización de nuestro Petróleo el oro negro del país (PEMEX). Venustiano Carranza, ex militar y que llego hacer Presidente de México fue el artífice para conjuntar al Constituyente en Querétaro y establecer la Constitución Federal que nos rige hasta la fecha la de 1917. Manuel Ávila Camacho, fue un militar y político mexicano que se desempeñó como Presidente de México del 1 de diciembre de 1940 al 30 de noviembre de 1946. Inició como militar partícipe en la Revolución mexicana y la Rebelión escobarista. Entró en la política dentro de la Secretaría de Guerra y Marina. Fue nombrado por el Presidente Lázaro Cárdenas como secretario de la Defensa Nacional. Fue electo Presidente de México en las polémicas elecciones federales de 1940, venciendo a su contrincante Juan Andreu Almazán y, considerando la violencia vivida en la jornada, en años posteriores se concluyó que ganó por fraude electoral, pero nunca se demostró ello. Entonces la historia no miente, hoy en pleno siglo XXI los mexicanos y mexicanas sabrán decidir al próximo Presidente o Presidenta en el 2024. Porque el pueblo es inteligente y sabe apreciar su historia, sus raíces y el nacionalismo patriótico de dónde venimos y surgimos como nación, libre e independiente. ¡Sino al Tiempo!.
Mi correo: jamhcom@gmail.com

JUAN ANGEL MAGAÑA HERNANDEZ

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

3.236.47.240