54.227.31.145

COLABORACIONES

PÁNICO PERALTISTA

Enero 19, 2018


Audaz, bien planeada y mejor ejecutada fue la protesta que en contra de la grave violencia criminal que campea en el estado bajo el disociado gobierno del bilingüe de lentes egresado del ITAM y Essex University, dizque miembro conspicuo de la clase ilustrada de Colima, concibió y llevó a cabo el lunes anterior la valiente y decidida activista social Martha Zepeda Del Toro, quien colocó una docena de bultos de plástico negro simulando cadáveres alineados sobre la ancha banqueta frente a la entrada principal de Casa de Gobierno.
La acción relámpago de la atractiva dama que más rápido que inmediatamente fue difundida con amplitud y profusión en las redes sociales, hizo un efecto devastador en el incompetente gobernador, el obsoleto Secretario General de Gobierno, el inútil Secretario de Seguridad Pública y el manipulador Director de Comunicación Social, quienes reaccionaron peor que si les hubieran prendido sendos cohetones en sus respectivas colas porque les restregó en sus caras que los asesinatos por docenas son una realidad cotidiana en el estado y no mera percepción como alegan actuando como avestruces.
José Ignacio Peralta, Arnoldo Ochoa, Pancho Javier Castaño y el Pollo Cruz que ni se inmutan ni mortifican ni reaccionan ante la escalada de asesinatos con los que arrancó 2018, entraron en pánico con la acción matutina, a plena luz de la media mañana, que fue debidamente comunicada por Martha al personal de seguridad que cuida el ingreso principal de Casa de Gobierno, acción relámpago cuyo mensaje ignoraron dichos funcionarios peraltistas para lanzarle a la mensajera social su jauría “periodística”, troles incluidos, dizque porque la misma “generó psicosis en la población”, a sabiendas de que a ésta, para empezar, ya el nefasto gobierno peraltista la tiene curada de espantos.
Ante los 66 muertos de a de veras, no de utilería, habidos en el estado en la primera quincena de 2018, Martha decidió ponerle el cascabel al gato peraltista porque “no podemos simplemente tragar saliva y comernos ese enojo, queremos decirle al gobernador que su fallida estrategia de seguridad, su pasividad, está costando muy cara, está costando vidas”. En lugar de aceptar como hombrecitos que no han podido con el tercio, José Ignacio, Arnoldo, Pancho Javier y el Pollonón se fueron, como siempre, por la vía fácil de tratar de apabullar sin lograrlo la voz discordante de Zepeda Del Toro con la prensanachoperalta@gmail.com que ya no espanta ni a las moscas.
Ante el aturdimiento que le causó la inesperada protesta pacífica, legal, transparente, José Ignacio, nada original, denunció la dizque politización del tema la inseguridad hecha por Martha, cuando fue él quien se montó en la inconformidad de los colimeños por la violencia con la que cerró el gobierno anguianista, misma que, por cierto, palidece ante la que han vendido sufriendo desde el 01/11/2015. Su lema de campaña “Vas a vivir feliz y seguro” lo condena. La percepción de que el gobierno peraltista vale una pura y dos con sal ha quedado más firme que nunca en las mentes de los electores colimeños que el domingo 01/07/2018 deberán castigarlo sin piedad en las urnas.
La propuesta que Martha le hace al apanicado José Ignacio es clara, precisa y contundente: Llamar a los ciudadanos a un gran pacto y que cambien las cosas para bien; solicitar un estado de excepción o de emergencia para que lleguen recursos extraordinarios y cambie la situación, como ocurrió con la estrategia “Todos Somos Juárez; y que “el gobierno salga de la pasividad y deje de apostarle a que los colimeños se acostumbren y hagan propias la imágenes de muertos”. ¿Es mucho exigirle?
Da en el blanco Marta Zepeda del Toro cuando afirma que “la psicosis y el dolor los genera el gobierno al no atender un problema tan grave como es la inseguridad en la que se encuentra Colima”. Echada pa’ delante, denuncia que “no es la primera vez que tratan (los peraltistas) de descalificarme, siempre que se intenta hacer algo, siempre la respuesta es a la descalificación y eso ni nos detiene, ni nos atemoriza, ni habrá una condición de desánimo. Continuaré con las protestas a fin de generar conciencia entre los ciudadanos para no permitir que el Gobierno del Estado y sus dependencias de seguridad continúen indiferentes ante este problema tan grave”. ¿Así o más claro?

EL ACABO
• Más que conocidos son la pasividad y el conformismo de los colimeños que se quejan en privado del gobierno fallido de José Ignacio incapaz de protegerles sus vidas y posesiones, pero nunca pasan a la acción para reivindicar sus más elementales derechos como lo está haciendo Martha Zepeda Del Toro. Lo menos que debieran hacer es alentarla en lugar de espantarse por su atrevimiento.
• La seguridad sí es un tema de estadísticas, José Ignacio. Tus desesperados afanes para “crear claramente la sensación de que Colima es nuevamente un estado seguro” no convencen ni a quienes te impusieron donde estás. ¡Lástima nachito!

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

54.227.31.145