COLABORACIONES

NO ERA SÓLO UNA FRASE DE CAMPAÑA:

Julio 12, 2017

Esta claro “el origen del problema” de la inseguridad, pero queremos saber si el gobierno estatal la atacará de raíz, o esperamos a que un nuevo Presidente ponga orden.


Adalberto Carvajal



Cuando parecía que el gobierno de Ignacio Peralta seguiría rehuyendo la cuestión, este martes el mandatario estatal compareció ante los diputados locales (en una reunión de trabajo en la sala de juntas, no en la solemnidad del pleno) para presentar un análisis situacional, la estrategia a seguir y las acciones implementadas, además de hacer algunas reflexiones sobre el tema de la inseguridad en Colima.

Contra lo que nos hizo creer el mordaz autor de un meme quien citó en las redes sociales una supuesta expresión del Gobernador ante la Legislatura, como si en efecto “Vas a vivir feliz, seguro”, hubiera sido un simple eslogan electorero, una promesa incumplida (la principal de todas), Nacho Peralta dijo en el Congreso que “el compromiso con el combate a la inseguridad y la delincuencia por parte del gobierno del estado es total y absoluto”, y no deriva de un lema de campaña política sino de una convicción.

Con 22 de los 25 legisladores presentes y habiendo dejado afuera a la delegada del CEN del PRD, Martha Zepeda, quien le solicitó ingresar pese a que el Sol Azteca no tiene representación en el Congreso, Peralta Sánchez estuvo acompañado por los tres funcionarios del gabinete de Seguridad que han sido evidentemente rebasados por la situación.

Estar pasmados ante lo que pasa en la entidad (un auténtico exterminio) no les ha quitado el sueño y mucho menos el empleo a Arnoldo Ochoa González, secretario general de Gobierno; Francisco Javier Castaño Suárez, secretario de Seguridad Pública, ni al procurador José Guadalupe Franco Escobar, quien hasta aspira a convertirse en fiscal general.

Contrario al mensaje pesimista que se ha filtrado a los medios de comunicación en el sentido de que Colima es campo de batalla entre los dos cárteles que se disputan la plaza y prácticamente sólo cabe esperar a que alguno de los bandos se imponga, el Gobernador dijo a los legisladores que su administración tiene un compromiso “sólido e indeclinable para restablecer en la medida de nuestras facultades y posibilidades, el estado de derecho y la no impunidad”.

Hay que mencionar lo que el vulgo entiende por disputarse la plaza: mantener el control del puerto de Manzanillo para el trasiego de drogas y arrebatarse el negocio del narcomenudeo en las tres zonas metropolitanas del estado.

Esta guerra entre cárteles ha ensangrentado al estado, cobrado cientos de vidas jóvenes y desalentado a una clase empresarial que ya no tiene certeza para sus inversiones. Cuando el Gobierno dice que existe un compromiso para reestablecer el estado de derecho, puedo oir un coro de ciudadanos gritar desde atrás de la línea amarilla que delimita la escena de un crimen: “¡Se están tardando!”

JIPS apeló una vez más a la participación de los otros dos órdenes de gobierno, los otros dos poderes del estado y a la sociedad civil, y reiteró que tratar de politizar el tema de la inseguridad (lo cual significa qué: ¿culpar al Ejecutivo?) es absolutamente deleznable.

En el Congreso, Ignacio Peralta comentó lo que ha venido señalando en otros foros:

- el crecimiento delictivo se ha registrado prácticamente en todo el país (durante 2016, en 24 de las 32 entidades federativas hubo un incremento en el número de homicidios);

- una de las regiones del país que resintió mayor presencia del crimen organizado fue el Pacífico, donde estados como Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero han padecido este problema;

- y, según reportes de la PGR, es en aquellas entidades del país donde se vive una confrontación de grupos delictivos, donde se ha presentado un aumento en los asesinatos.

Colima no podía ser la excepción, aunque en 2016 tuvimos escasos 524 homicidios dolosos, ubicándonos en la posición número 17 a nivel nacional, lejos de Guerrero, estado de México y Michoacán que ocuparon los tres primeros lugares.

OK, CALDERÓN. ¿Y PEÑA NIETO QUÉ?

Como otros gobernadores priistas, Peralta Sánchez ubicó el origen del problema en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, cuando, dijo Nacho, se erró en la estrategia nacional y en el país comenzó a crecer el número de homicidios dolosos, situación que no se ha revertido. En ese sentido, subrayó, la tendencia de Colima es similar a nivel nacional.

Sin embargo, es obligada una actualización de este diagnóstico. Se habría podido usar en 2013, recién terminada la administración del panista, pero no en 2017 cuando está a punto de concluir el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Habría sido fantástico oirle mencionar a JIPS qué de lo que han hecho o deshecho los priistas en su regreso a Los Pinos provocó este “conflicto nacional [que] tiene consecuencias en nuestro territorio [y] que se refleja en un incremento de la violencia”.

Lo dejó muy claro el mandatario estatal: el problema de la inseguridad se deriva de la acción (eufemismo para impunidad) de la delincuencia organizada, ya que los homicidios del fueron común (¿también los feminicidios?, porque les recuerdo que recientememte nos declararon la alerta de género) se mantienen en Colima en cifras incluso por debajo de cuando Colima era el estado más seguro del país.

Por ejemplo, en 2016 hubo 62 homicidios del fuero común mientras que del fuero federal (esos que se relacionan con delitos como el narcotráfico o implican el uso de armas de fuego de uso restringido a las fuerzas armadas) se registraron 462 en 2016.

Nacho Peralta hizo el recuento de los resultados de la estrategia de seguridad, conseguidos pese a las limitaciones financieras. El esfuerzo del actual gobierno estatal en materia de seguridad es el más importante en la historia de Colima, “pero no estamos satisfechos”, aclaró.

Vale decirle al Gobernador que tampoco la sociedad está satisfecha, y que a la ciudadanía no la conmueven los esfuerzos de la administración Peralta. Ya entendimos dónde está “el origen del problema”, lo que queremos saber es si este gobierno estatal piensa hacer algo para resolver el problema de raíz, o tendremos que esperar a que venga un nuevo presidente de la república a poner orden.

MI correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna también se puede leer en el sitio web CARVAJALBERBER: www.aacb2.com.

ADALBERTO CARVAJAL

¡ANÚNCIATE AQUÍ!