COLABORACIONES

MONO JOJOY

Mayo 03, 2017




El tema no versa sobre Víctor Julio Suárez Rojas, el ex guerrillero colombiano que fuera comandante del Bloque Oriental de las acciones armadas y miembro del Secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Mono Jojoy, sino se refiere al mono azul porteño Miguel Alejandro García Rivera, a quien su ex suegro Jorge Luís Preciado Rodríguez llevó al Cabildo 2012-2015 de Manzanillo y en 2015 hizo candidato a diputado por el Distrito Electoral Local Once y, de cara al 2018, embarcado está en el proyecto sin sustento ni futuro de convertirse ni más ni nada menos que en presidente municipal de Manzanillo 2018-2021, amenaza que trae encabritados a los panistas porteños y felices a virgilistas y priistas por igual.

El muy limitado de entendederas mono García Rivera, después de más de un año de habérseles escondido a los electores de su distrito y del resto del municipio que pretende gobernar, ante la proximidad de los tiempos electorales, despertó de pronto de su modorra para integrase a las brigadas promocionales de panistas porteñas de sus aspiraciones electorales auspiciadas por la Fundación Luís Preciado Rodríguez, pero como el perro de tía Cleta…
Porque su “nino” Jorge Luís le ordenó que se moviera, placeara, activara, para que los electores sepan de su existencia y sueños guajiros, a últimas fechas ha andado hecho la mocha vendiendo materiales para la construcción, sillas de ruedas y andaderas, bastones y despensas, y servicios de corte de pelo y demás, para congraciarse con la gente que visita como al nopal, cada vez que necesita su respaldo y su voto, pero por descuidado, le brincó la liebre por donde menos lo esperaba: Un supuesto fraude que también a él lo involucra denunciado por las manzanillenses Rosa Martina Santana Bartoleño, Dora Alicia Magdalena Tavares y Mirna Elizabeth Ramírez Magdaleno. Aunque ya el propio senador Preciado Rodríguez devolvió el dinero birlado , Alejandro no vio venir el riendazo y se hizo el occiso en lugar de salir a dar la cara dejándole todo el paquete de las aclaraciones de rigor a su padrino y al presidente del CDE del PAN Enrique Michel Ruiz.

El mono que le disputa al Guichín y al ratón Crispín el primer lugar como el miembro de la CVIII Legislatura Local más irrelevante, para no escribir el calificativo burro, se cree con más méritos para representar a su partido Acción Nacional como candidato a presidente municipal de Manzanillo en la próxima contienda que la vieja gloria del panismo porteño, la por lo menos articulada, capaz y de larga carrera política, la sinigual Marta Leticia Sosa Govea, quien es la única carta azul que podría darle pelea al jefe de jefes de la plaza electoral de Manzanillo Virgilio Mendosa Amezcua.
A sus casi setenta años de edad y cuatro décadas ya de andar en la “brega de eternidad”, la mujer de Nachón Rodríguez García le da 10 y las malas al mono García Rivera, pero no a Virgilio que para vencerlo necesitaría mucho más que “un poco de gracia y otras cositas” como sacarle juventud a su cartera, lo que equivale a cortarle peras al olmo o extraerle agua a la piedra lisa. Al final de la historia el mono terminará disfrutando por segunda ocasión de una buena beca trianual como regidor del H. Ayuntamiento de Manzanillo 2018-2021. Al tiempo.
Nada personal en contra del mono Miguel Alejandro García Rivera, mucho menos a favor, pero su pretensión de presidir el municipio capital económica el estado, Manzanillo, es todo un despropósito, un insulto a la inteligencia de los porteños que merecen respeto y seriedad de parte de los partidos políticos y sus militantes como el muy desubicado de su realidad, el ex yerno y ahijado político de Jorge Luis Preciado Rodríguez. ¡No es por ahí mono Jojoy¡

EL ACABO
Parafraseando a Enrique Peña Nieto, al pollo Fernando Cruz, Director de Comunicación Social del Gobierno del Estado, y a sus achichincles, Jorge Luís Preciado les embona.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!