54.158.52.166

COLABORACIONES

La perla del pacifico

Enero 31, 2018


La efervescencia política-electoral en el estado apenas comienza, pero a diferencia de anteriores procesos electorales, el actual ha comenzado con un nivel de disputa muy alto al interior de los propios partidos políticos; esto debido a las alianza malditas y reformas electorales que los han obligado a postular hombres y mujeres en la misma proporción a los distintos cargo de elección popular y de representación proporcional, lo que a la gran mayoría de los institutos políticos les ha ocasionado un verdadero caos, sobre todo por la falta de cuadros competitivos que pudieran cubrir las cuotas y dar la cara honorablemente por su partidos.

Razón por la que los partidos han tenido que sacrificar cuadras competitivos, para dar paso a personajes poco conocidos y sin oficio, a viejos políticos con un colmillo largo y retorcido o reclutar personas de la oposición, lo que ha generado inconformidad entre los aspirantes y la militancias de prácticamente todos los institutos políticos de la entidad, en donde han comenzado a darse las primeras traiciones y espaldarazos, así como el llamado “chapulineo” de aquellos políticos que se resisten a quedar fuera del reparto de candidaturas, por lo que han preferido buscar cobijo en cualquier partido aun a sabiendas que no tendrán ninguna posibilidad real de ser competitivos.

Sin embargo, así como existen figuras políticas que al irse de un partido le hacen un favor y lo benefician, también las hay aunque en menor medida los que al renunciar, no solo desestabilizan y debilitan al partido que abandonan, sino que fortalecen a quien los recibe, aunque esto no significa que sea una garantía para que para determinado partido político sea invencible, ya que está más que comprobado que en política nada está escrito y nadie está seguro, incluso el partido y candidato más fuerte, pueden perder una contienda, por menospreciara a sus contrincantes o por soberbia, pero sobre todo si se equivocan al momento de sumar y restar.

Bajo este panorama, se encuentran más de un partido y sus candidatos en la entidad, pero quizá el más visibles sea el municipio de Manzanillo, que por su importación geográfica y económica, se puede considerar como la “Perla del Pacifico”, por lo que hoy en día es la joya tras la que van todos los partidos, incluso por encima de la Capital; de ahí que la elección por la alcaldía porteña este generando una gran disputa sobre todo entre priistas que buscan arrebatarle la candidatura a líder estatal del Verde Ecologista, Virgilio Mendoza Amezcua, que hasta hace unos días se veía como el candidato a vencer en esa demarcación.

Sin embargo ante la inconformidad de un grupo de priistas antagónicos al grupo de José Ignacio Peralta, que apoyan a Fernando Morán para presidente municipal, así como el surgimiento de las posibles candidaturas de Martha Leticia Sosa Govea por el PAN, de Rubén Álamo Navarro por Morena, y la ruptura del PRI y Verde Ecologista con los hermanos Mancilla de Minatitlán y la fracasada alanza con el Partido Nueva Alianza, no solo han debilitado la candidatura de Mendoza Amezcua, sino que han disminuido el daño causado por Gabriela Benavides Cobos al PAN, con su renuncia.

Sin embargo, si el PRI y Virgilio Mendoza no logran hacer acuerdos con el grupo de priistas y empresarios que apoyan a Fernando Morán para evitar que migre a otro partido, podría complicársele la elección por la alcaldía y provocar un efecto de domino en el resto de las posiciones en las que tiene injerencia el municipio; pero sobre todo tendría un alto costo para Mendoza Amezcua que por las aspiraciones que tiene, no puede darse el lujo de perder una elección que parecía para él ser de mero trámite, y que ahora está generado incertidumbre.


miguelinosan@yahoo.com.mx

Miguel Ángel Sánchez Romero

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

54.158.52.166