34.228.30.69

COLABORACIONES

La contienda será de dos

Enero 10, 2018




César Barrera Vázquez

Al final, la contienda electoral para la presidencia de la república se reducirá a dos candidatos. Muy probablemente sea entre José Antonio Meade Kuribreña y Andrés Manuel López Obrador. Pero también podría ser entre Ricardo Anaya y el candidato de Morena. Eso se definirá en los próximos meses.

Pero lo que sin duda va a suceder es que cuando el segundo puesto se separe del tercero, de una manera ostensible, va haber una diáspora de votos del tercer lugar al segundo, beneficiando al candidato que esté en el segundo lugar de las preferencias.

Es inobjetable que hay un voto anti PRI muy fuerte, pero también lo hay –quizá mayor—contra Andrés Manuel. De hecho, este voto negativo contra el líder de Morena se podría representar y visibilizar claramente en el PRI, PAN y en candidatos independientes como Margarita Zavala y Jaime Calderón (El Bronco).

Tiene lógica: en el momento en que los antipejistas vean que la candidatura de Ricardo Anaya no prendió, los panistas que no quieren ver a Andrés Manuel en la presidencia de la república se volcarán hacia el abanderado priista, quien simpatiza con el PAN –fue secretario de Energía y titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el sexenio de Felipe Calderón--.

Lo mismo puede suceder en el caso de Margarita Zavala –esposa del ex presidente Calderón--, quien cuenta con un potencial electoral de más de 700 mil votos, que son la cantidad de firmas que juntó para poder competir por la vía ciudadana.

En un momento dado, todo se podría reducir a esta simple aritmética que contabiliza los votos contra Andrés Manuel y que se canalicen a Meade; es decir, el segundo lugar. Que no sorprenda, pues, que incluso Margarita, en medio proceso electoral, renuncie a favor de José Meade y pida el voto por el abanderado priista, además de que se genere una importante fuga de votos en contra de Ricardo Anaya.

Reitero: el capital electoral de todos estos contendientes está en los electores que no votarán por Andrés Manuel López Obrador. Visto de esa manera, tiene lógica la decisión que tomó Enrique Peña Nieto al designar a José Meade como el candidato del PRI a la presidencia de la república. Pero para que todo eso suceda, Meade tiene que posicionarse en el segundo lugar antes de que finalice febrero.

Dos puntos

No se puede dejar de fuera de la ecuación el desgaste de Andrés Manuel en los próximos meses, pues al ser el puntero sólo le resta no bajar estrepitosamente, como le sucedió en el 2006. Pero eso dependerá de las declaraciones y decisiones que tome el líder de Morena. No le fue nada bien con lo de la amnistía a narcotraficantes. Ya lo he expresado en este espacio: el peor enemigo de Andrés Manuel es su personalidad política. 

CESAR BARRERA VAZQUEZ

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

34.228.30.69