COLABORACIONES

LOS CACHORROS

Septiembre 29, 2017


La nueva generación de políticos mexicanos, hijos de padres que en su momento fueron figuras políticas en distintos partidos, se encuentran listos para una gran participación en los comicios presidenciales de 2018.
Unos van por la consolidación de su futuro, otros más se encuentran posicionados y actuarán como estrategas, mostrando sus aptitudes en ese rubro.
Los hay de dulce chile y de manteca, es decir con futuro promisorio, mientras otros más se cuelgan simplemente de un apellido famoso.
Ser hijo de un político famoso o simplemente conocido es un gran avance, ser descendiente de ellos abren todas las puertas, sin que signifique que los cachorros no traigan su propio impulso.
Una anécdota que se cuenta en el mundo político es que allá por los finales de los 70,el PRI tenía definido su candidato al gobierno de Michoacán en la persona de Salvador Pliego Montes, lo que motivó a Doña Amalia Solórzano a buscar al entonces Presidente José López Portillo y pedirle la candidatura para su hijo Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, entonces subsecretario de Agricultura y senador con licencia.
La petición cumplió su propósito y Cuauhtémoc fue postulado, ganó la elección, hizo un buen gobierno, mostró su crecimiento político, se convirtió en un líder de oposición al partido en que militó él y su padre.
La historia moderna da cuenta de Cárdenas Solórzano, tres veces candidato presidencial y líder moral de varias generaciones de políticos.
Claro que hay de cachorros a cachorros y ninguno de los actuales se ve con ese crecimiento, aunque algunos de ellos aspiran a serlo en un tiempo mediato.
En la actualidad hay varios gobernadores hijos de políticos que incluso los antecedieron en el cargo y, tal vez, alguno de ellos podría ser un aspirantes presidencial, si no en 2024, posiblemente en el 30.
No se sabe todavía si las gestiones gubernamentales de este trío de gobernantes es acertada o no, aunque ya enfrentan problemas serios y habrá que observar como los resuelven.
De los tres solamente el padre de uno de ellos fue considerado en su momento aspirante presidencial, aunque no lo alcanzó, ya que fue desplazado por quien finalmente se convirtió en Presidente de la República.
Alfredo del Mazo González fue uno de los seis prospectos presidenciales del PRI que compitieron por la candidatura para 1988.
Su padre, Alfredo del Mazo Vélez, también fue gobernador del propio Estado de México, pero nunca fue considerado con esa calidad de aspirante presidencial.
Ahora la tercera generación de Alfredos buscará hacer un buen papel como gobernante, para tratar de seguir los pasos de su padre como aspirante presidenciable, de su primo Enrique de saltar del gobierno estatal a la candidatura e incluso superar a su padre.
Otro gobernante con esa misma mira es Alejandro Murat Hinojosa ,hijo de José Murat Casab, quien apenas tres sexenios antes gobernaba también Oaxaca.
Más reposado que su padre, Alejandro apenas está construyendo su futuro y enfrenta un gran reto, superar los problemas que generó el sismo del pasado 7 de septiembre, donde diez mil hogares de su entidad sufrieron pérdida total o parcial, produjo decenas de muertes y sumió a una de las entidades más pobres del país.
Superar este reto podría darle a Murat Hinojosa el tamaño de liderazgo necesario para consolidar su carrera política y darle mayor alcance que el que le dio su padre a la suya.
José Murat, su padre consolidó una carrera legislativa, antes de ser gobernador, pero nunca fue visto como prospecto presidencial.
Los dos gobernantes anteriores son como lo han sido sus padres, priistas de militancia, mientras que el tercero es panista, partido del que migraron su padre y su madre.
Antonio Echevarría García es hijo de Antonio Echevarría Domínguez, un militante priista por largo tiempo que cambió de camiseta, cuando no lo hicieron candidato a gobernador de Nayarit, se postuló por una de las alianzas realizadas entre PAN y PRD y ganó con soltura en las urnas.
Su hijo no requirió de ello, aunque si de la alianza, ya que militaba en el PAN y es ahora gobernador de Nayarit, estado que su madre representa en el Senado de la República.
Los tres mencionados tienen poco tiempo de ser gobernantes (el de mayor tiempo es Murat con menos de un año. Los otros dos ni siquiera cumplen el mes), por lo que habrá que esperar más tiempo para evaluar su crecimiento.
Dentro de los actuales gobernantes hay otros que provienen de esa casta política, como es el caso de Carlos Joaquín González, gobernador de Quintana Roo, cuyo hermano mayor, Pedro, fue el segundo gobernador de esa entidad y secretario del gobierno federal en un par de dependencias, sin alcanzar la cima de aspirante presidencial. Su hermana Addy, se quedó en el intento de gobernar Quintana Roo, ya que perdió las elecciones.
Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, gobernadora de Sonora, es hija de Alicia Arellano Tapia, quien fue la primera senadora del país (conjuntamente con María Lavalle Urbina), pero tampoco Alicia consiguió ser mencionaba como aspirante presidencial.
Quien sí logró colarse en algún momento y en eso superó a su padre gobernador, es José Eduardo Calzada Rovirosa, secretario de Agricultura, hijo de Antonio Calzada Urquiza. Ambos fueron gobernadores de Querétaro.
Calzada Rovirosa se autoproclamó aspirante presidencial, aunque en realidad nunca ha pintado como tal, pero él siente que se encuentra dentro de la sucesión priista con rumbo al 2018.
Rubén Moreira, está en sus últimas semanas como gobernador de Coahuila, entidad que ya había gobernado su hermano menor, Humberto, pero ninguno de los dos ha conseguido ser mencionado con posibilidades presidenciales.
Hasta aquí un breve resumen sobre estos cachorros, próximamente exploraremos a otros más que ya asoman la cabeza con propósitos de largo alcance.
En Tec. de Monterrey, plantel del sur de la CDMX, los peritajes que se realizan, mantienen con los pelos de punta a los padres de familia y a los alumnos del plantel, ya que se exige un peritaje a profundidad, lo que no se hizo después del sismo del 7 de septiembre.
La verdad es que impera el nerviosismo sobre el futuro de ese plantel y la suerte que correrá el alumnado que se intenta llevarlos de extremo a extremo de la ciudad o correr el riesgo de perder el semestre.
De la devolución de pagos, mejor ni se habla.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Ramón Zurita Sahagún

¡ANÚNCIATE AQUÍ!