54.198.23.251

COLABORACIONES

LEONCIO PERALTA

Febrero 20, 2018


José Luís Santana Ochoa


Si alguna duda había de que el comerciante de la calle Madero de la capital del estado que en el año 2003 encontró en la política partidista el negocio de su vida, Leoncio Morán Sánchez, es aliado incondicional de José Ignacio Peralta, esa ha quedado completamente disipada con sus recientes juegos y rejuegos en torno a su participación como candidato del partido Movimiento Ciudadano en la Coalición “Por México al Frente”.
Hay que recordar el papel de esquirol de la alternancia política en la gubernatura del estado que el ex alcalde y ex diputado federal que llegó a estos importantes cargos gracias al voto duro de Acción Nacional, jugó en las elecciones de 2015 y 2016 como palero del priista-verde ecologista-petista-panalista José Ignacio Peralta, también proveniente del mismo gremio de comerciantes capitalinos.
A pesar de haber despotricado a más no poder contra la conformación en Colima del “Frente por México”, Morán Sánchez no tuvo empacho en aceptar loco de contento la primera posición en la fórmula de sus candidatos a senadores de la República que le tocó en suerte gracias al reparto de candidaturas entre los partidos políticos que lo conforman: Acción Nacional, de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano.
Ya con la senaduría prácticamente en su bolsa, protagónico y rijoso compulsivo como siempre ha sido, el compinche de José Ignacio se dio a la desleal tarea de meterle ruido a los prospectos panistas que muy probablemente serían sus compañeros en campaña, indebida y desaseada intervención, deslealtades, descortesías, traiciones y malos modos, que los afectados sintieron y resintieron pero no denunciaron públicamente por prudencia.
Hay que recordar que, aprovechando la invitación abierta que el PAN les hizo a los ciudadanos a participar en su proceso interno de selección de candidatos, Leoncio Morán Sánchez le atravesó a la aspirante a candidata a presidente municipal de Manzanillo, Martha Leticia Sosa Govea, al “empresario en materia de logística portuaria, catedrático y quien ha gustado opinar en algunos medios de comunicación sobre lo que debe ser Manzanillo”, Óscar Urdiales, quien al final está logrando una regiduría para su esposa la naborista Yadira Lara.
Luego encuerdó a la diputada local panista porteña Gabriela De La Paz “Totalmente Palacio” Sevilla Blanco, para que se le atravesara a su compañera diputada federal Gretel Culin Jaime a sabiendas de que ya estaba instalada allí presta a ocupar la segunda posición de la tan llevada y traída fórmula frentista. Lo único que logró el insidioso Leoncio fue sacar del huacal preciadista a Gabriela.
Leoncio también tuvo para el alcalde panista de Colima Héctor Insúa García, a quien lleva más de dos años atosigando a través de su regidora y ahora sustituta en la primera posición del dúo de candidatos del FPM, María Elena Abaroa de Romero Solís, a quien secundó en el clásico uno dos cuando recientemente reclamó en uno más de sus muchos arranques: ¿Por qué Insúa me calla y evita que realice mi trabajo? ¿Por qué pretende que un dictamen tan importante, como lo es la cuenta pública, lo vote sin suficiente análisis como es mi obligación? ¿Por qué calla la voz que le cuestiona a nombre de los vecinos de Colima?
Más rápido que inmediatamente, Leoncio salió en defensa de su ofendida reidora: “Mi solidaridad con María Elena Abaroa al defender a los #Ciudadanos y su patrimonio. La #Intolerancia, #Corrupción y #Complicidad son más que evidentes. Los #Ciudadanos le exigimos a Héctor Insúa García una explicación y disculpa pública. El dinero público es de los #Ciudadanos y el de los trabajadores del es sólo de ellos, no entenderlo como debe ser es un #Delito”.
Hace dos años Leoncio se le bajó a Martha Leticia Sosa Govea de la fórmula panista de candidatos a senadores de la Republica, ahora hace lo mismo a pesar de que iría encabezándola. En 2016 desertó apanicado porque la alcaldesa interina tomó en serio su responsabilidad y podría haberle encuerado sus trapacerías. Ahora lo hace para no meterle el menor ruido a los candidatos de su carnal José Ignacio Peralta, desde Meade a Virgilio pasando por Fernando Moreno.
Leoncio trocó una segura senaduría de seis años por una diputación federal plurinominal de tres, sacrificio que le será generosamente compensado por la mafia en el gobierno estatal. Para justificar su aparentemente mal negocio argumenta cuestiones de género como las que hace seis años dejaron fuera de la jugada a Nabor Ochoa y José Ignacio Peralta. Nadie creyó el cuento de entonces ni creerá el de ahora. ¿O sí?

EL ACABO
Ahora sí los colimenses saben ya quién es y de qué está hecho Leoncio Morán Sánchez.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

54.198.23.251