54.90.86.231

COLABORACIONES

LA CUARTA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL Y LA ESCUELA MEXICANA

Febrero 11, 2019


(Primera de tres partes)
GABRIEL ROMERO

En los últimos veinte años, el mundo ha transitado por profundas transformaciones en todos los campos. En el terreno de las ciencias, la nanotecnología, la robótica, la cibernética la ingeniería espacial, las plataformas digitales y la inteligencia artificial se ha gestado lo que se conoce como la cuarta revolución industrial.
La cuarta revolución industrial -o industria 4.0-, plantea profundos retos para los sistemas educativos en el mundo, el debate académico sobre este tema se polariza en dos enfoques: los primeros apoyados en la visión de la economía del conocimiento, plantean la necesidad de impulsar de manera urgente las competencias globales como una necesidad para adaptar el currículo educativo a las necesidades del mercado laboral.
Otros defienden las propuestas de mirar a las competencias locales, que permitan adaptar los sistemas educativos al desarrollo propio y poco miran a las necesidades de la economía global.
Antes de tomar partido sobre alguna de las dos posturas que actualmente dividen a los académicos sobre estos temas, me permito colocar algunas reflexiones;
a) En los países altamente desarrollados, el trabajo lo están realizando máquinas, robots o algoritmos, sustituyendo la intervención humana.
b) Según estudios de Naciones Unidas, en los próximos 25 años, el 50% del trabajo mundial será sustituido por procesos tecnológicos automatizados.
c) Centros académicos de alta especialización, trabajan en proyectos que trascienden los currículos actuales, es decir, en diseños y empleos que aún no existen.
d) Este cambio del mundo del trabajo visualiza un escenario caracterizado por el aumento de las desigualdades entre economías muy ricas y sociedades intermedias.
e) En casi todas las economías intermedias, se vive una tensión entre altos índices de pobreza y la necesidad de construir bases sólidas para la sustentabilidad y la gobernabilidad social.
f) Casi todos coinciden en que la escuela es el espacio natural para asegurarle a las próximas generaciones un trayecto pertinente, que les permita integrarse a un mundo complejo y cambiante, de acuerdo a las competencias globales.
En este contexto, actualmente se discute el nuevo marco sobre el cual operará el sistema educativo nacional para los próximos años.
Es decir, el nuevo acuerdo para la educación en nuestro país tiene que poner en el centro de la decisión dos aspectos sustantivos; ¿qué Estado necesita México para los próximos 25 años? y ¿qué modelo de escuela se requiere para formar a los ciudadanos que sostendrán la nueva arquitectura institucional de un régimen que está en proceso de diseño?








Gabriel Romero

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

54.90.86.231