54.84.236.168

COLABORACIONES

LA CARABINA DE CASTAÑO

Enero 11, 2018



“Vamos a ponernos a trabajar muy duro para solventar las carencias y los rezagos en materia de seguridad pública, trabajaremos las 24 horas del día para lograrlo”, prometió el Contralmirante Francisco Javier Castaño Suárez al ser presentado como Secretario de Seguridad Pública del Gobierno del Estado. Nadie le regatea sus cuarenta años de servicio en la Marina Armada de México, pero en los 17 meses que lleva como garante de la seguridad de los colimenses su desempeño ha dejado mucho que desear: pobres resultados, excusas y pretextos que no logran ocultar su incompetencia, y que ha hecho suyos su disociado jefe José Ignacio Peralta. Ahora sí que la carabina de Castaño está peor que la de Ambrosio porque ni sirve ni funciona.
El Congreso del Estado que en su momento y oportunidad solicitó la remoción del anterior titular de la SSP, almirante Eduardo Villa Valenzuela, debido a sus “pésimos resultados en materia de seguridad”, debe hacer a la voz de ya el mismo exhorto a José Ignacio para que regrese a tierras jarochas a Castaño Suárez de donde en mala hora llegó a Colima donde nada significativo ni relevante ha hecho ni logrado para que la noble y martirizada gente viva feliz y segura como les prometió Peralta en sus campañas políticas. El que se haya equivocado con los nombramientos de los dos marineros mencionados no debe impedirle que también al Contralmirante Francisco Javier Castaño Suárez le dé aviada más rápido que inmediatamente.
Claridosa y contundente, Martha Zepeda Del Toro hace meses que plateó la necesidad de pedirle la renuncia a Castaño Suárez para que su salida “sea el punto de partida de una nueva estrategia que nos involucre a todos los colimenses. Si quiere seguir siendo espectador de la inseguridad, mejor lo haga desde su casa”. Las altísimas cifras oficiales de homicidios dolosos (hasta cinco por hora como sucedió la semana anterior en Manzanillo o los seis de un solo golpe en Tecomán), desapariciones de personas, robos a casa habitación, asaltos a negocios, robados, etc., lo tienen irremediablemente reprobado y también a quien empecinado está en mantenerlo en el cargo contra viento y marea: José Ignacio Peralta.
La crisis de inseguridad continúa acentuada y el incompetente y conchudo funcionario al que desde hace rato se le quemaron las castañas sólo atina a declarar que necesita 600 policías más, y su jefecito pretexta que “la falta de recursos económicos ha impedido que se implemente en Colima un plan en materia de seguridad”. Si no hay plan, ¿Cómo calculó Don Pancho Francisco los 600 nuevos elementos que demanda? No consuela el rollo peraltista de que “el gobierno del estado está en deuda con los ciudadanos, ya que la inseguridad pública se ha convertido en la mayor preocupación de los colimenses, lo que plantea retos que son inaplazables”, como inaplazable es el relevo del Contralmirante Francisco Javier Castaño Suárez.
Otros pretextos que han sido esgrimidos por el gobierno peraltista para justificar sin lograrlo su inoperancia en el tema de la seguridad pública son los de que dizque según su dicho, “hay elementos policiacos que logran engañar al polígrafo”, falta de equipamiento y adiestramiento, y deficiencia en el rubro de inteligencia. “Para inteligencia necesitamos tecnología y la tecnología sólo se consigue con inversiones muy fuertes, que no tenemos”. Nada de lo cual tomó en cuenta cuando loco de contento hizo de la frase “Tu seguridad es mi responsabilidad” su lema de campaña.
Por supuesto que se necesita dinero para que baile el perro, pero también inteligencia, liderazgo, profesionalismo, capacidad de gestión y habilidades para hacer y lograr más con menos. En la abundancia de recursos financieros, materiales, tecnológicos, de organización y equipamiento, cualquiera pude funcionar como Secretario de Seguridad Pública del Gobierno del Estado, pero es en condiciones de escasez de los mismos donde un funcionario de cualquier administración que se precie de eficiente debe dar resultados y no ofrecer excusas ni pretextos como lo ha hecho hasta ahora el Contralmirante Francisco Javier Castaño Suárez.
EL ACABO
• Le ha llegado a José Ignacio la hora de cambiar en paquete a sus funcionarios de primer nivel, para que su administración despierte y se ponga las pilas para librar aunque sea de panzazo la aduana de las urnas el domingo 01/07/2018.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

54.84.236.168