COLABORACIONES

LA DEFINICIÓN DEL PAN

Octubre 02, 2017

Es tan grande la confianza de Ricardo Anaya Cortes de que Acción Nacional en combinación con sus aliados tiene en la bolsa la Presidencia de la República que se da el lujo de relegar todo lo demás.

Sería ese su único propósito el jalar a los partidos de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano para dotarlo de los sufragios que requería para vencer al candidato de MORENA y al que postule el PRI.

Pareciera que con eso se conforma, porque algunas de las decisiones asumidas en los tiempos recientes no han sido bien vistas por la ciudadanía en general y sus adversarios las festejan.

Es cierto que Anaya Cortes se encuentra posicionado con ese acuerdo logrado con los dirigentes del PRD, Alejandra Barrales y del MC, Dante Delgado y que el trío de personajes parecen tan unidos que forman un solo núcleo.

Se les ve cohesionados, contentos y amalgamados para enfrentar a quien sea su principal adversario en las urnas en la disputa por la Presidencia de la República.

Anaya Cortés disfruta porque sabe que el candidato presidencial surgirá de su cantera y que él mismo podría serlo, por ser el artífice de la alianza.

De las tres más recientes elecciones presidenciales, el PAN ha concurrido a las urnas de formas distintas. En la del 2000 los blanquiazules se unieron al Partido Verde y con lo aportado por los del símbolo del Tucán les alcanzó para derrotar al PRI.

En 2006 y 2012 compitieron como lo hacían antaño, es decir fueron con su candidato, sin ningún refuerzo, logrando el triunfo Felipe Calderón, aunque obró en su favor que los priistas se les unieran al momento de sufragar, para evitar la victoria de Andrés Manuel López Obrador, sin importar que el tricolor y su entonces candidato, Roberto Madrazo se fuese hasta el tercer lugar.

La operación López Obrador es un peligro para México les funcionó a final de cuentas.

Seis años más tarde, fueron nuevamente solos, pero el enfrentamiento ya no era contra López Obrador, sino contra Enrique Pea Nieto que era un candidato priista como antaño, carismático y atractivo electoralmente hablando.

Ahora fueron relegados hasta el tercer lugar en la votación, toda vez que Josefina Vázquez Mota no resultó una candidata atractiva para la ciudadanía, lo que quedó mostrado nuevamente en el pasado mes de junio, cuando Vázquez Mota intentó ir por el gobierno del Estado de México y no solamente perdió, sino que fue enviada hasta el cuarto sitio.

En esta ocasión, sin que el candidato se encuentre definido, aunque se especula que la decisión estará entre el propio Ricardo Anaya Cortés, dirigente nacional del PAN y Rafael Moreno valle Rosas, ex gobernador de Puebla, los panistas muestran mucho entusiasmo de que pronto estarán instalados en Palacio Nacional.

Dentro de este contexto de la alianza con el PRD y MC, no se advierte la forma en que Margarita Zavala y los otros aspirantes del PAN pudieran influir en la decisión final de la tríada.

Los panistas saben que su posicionamiento es real y que solamente la torpeza de Anaya Cortes podría echar por la borda la posibilidad de recuperar la Presidencia de la República.

Y es que Ricardo Anaya parece sobreactuado e interesado en ser protagonista de todo en varias de sus decisiones.

Las respuestas sobre el origen de su fortuna y la de sus familiares directos y políticos no satisfizo a nadie y lo dejó sembradas diversas dudas que dejaron en claro su fragilidad, mientras que la donación realizada por su partido como ayuda a los damnificados no era lo que se esperaba.

Viene ahora el qué hacer con el dinero público que reciben los partidos para la competencia electoral, donde, aparentemente, los panistas no van en concordancia con los demás partidos.

Los panistas fueron los últimos en aceptar el financiamiento del gobierno para las campañas electorales, pero ahora se repliegan para no devolver de manera íntegra ese gran capital.

Es cierto que el dinero de los partidos políticos no resuelve de fondo el grave problema de los damnificados que se quedaron sin hogar, otros sin empleo y que sienten que la reactivación es a largo plazo.

Sin embargo, en esta semana los coordinadores del PAN en el Senado de la República y en la Cámara de Diputados, Fernando Herrera y Marko Cortés, respectivamente, darán a conocer sus planes de austeridad en sus respectivas bancadas, destinando esos recursos para el fondo de atención a damnificados.

Pero en ese sentido, priista, morenos y hasta verdes le ganaron la partida al panista, aunque tampoco se conoce que ese dinero público ya esté destinado a los damnificados de los sismos del 7 y 19 de septiembre.

El eliminación el financiamiento público a los partidos políticos consta en una iniciativa que el frente opositor (PAN, PRD y MC), en la que se incluyen una serie de reducciones a distintos beneficios que reciben los altos servidores públicos como son el retiro del seguro de gasto médico mayores, ayuda para gasolina y teléfono, beneficios eliminados de la dirigencia nacional del PAN.

Por lo pronto, Ricardo Anaya Cortes sufre una caída sistemática de su imagen pública y sus sueños de convertirse en candidato presidencial parecen alejarse, abriendo la opción para Moreno Valle, Margarita Zavala (no pasaría el examen de la alianza) y hasta Miguel Ángel Mancera, cuyos bonos parecen ir a la alza, aunque se duda le alcance el tiempo para convertirse en candidato presidencial.



Email: ramonzurita44@hotmail.com

Ramón Zurita Sahagún

¡ANÚNCIATE AQUÍ!