COLABORACIONES

ISSSTE la antesala de la muerte

Octubre 04, 2017


Estoy seguro que en muchas ocasiones, usted y yo hemos escuchado que cada país tiene el gobierno que se merece, en consecuencia, todo lo que se deriva del mismo, como es el sistema educativo, político o de salud, a este último es al que nos referiremos en esta aportación.
A manera de crónica, el lunes 25 de septiembre las fuertes molestias que me aquejaban me obligaron a acudir a la zona de urgencias del ISSSTE, específicamente a la clínica Miguel Trejo Ochoa ubicada en la calle Ignacio Sandoval. A las 15:30 horas me fueron tomados los datos por lo que me dispuse a esperar mi turno.
Así pasaron dos horas más, tiempo suficiente para darme cuenta que en los dos únicos consultorios que operaban, solo tres pacientes habían sido atendidos, el dolor avanzaba, al grado de que un servidor ya no podía permanecer mucho tiempo sentado.
Fueron llegando más pacientes, entre ellos me llamó la atención uno que por descripción de la persona que me acompañaba, era portador de una descomunal hernia y con ella, un intenso malestar que ni si quiera permitía escuchar su voz.
Quienes estábamos en la sala de espera o en la antesala de la muerte, creímos por un instante que dada la gravedad del hombre, sería ingresado a algún consultorio para su atención inmediata, nuevamente nos equivocamos, transcurrían las horas y nada pasaba.
Un hombre que no supe si era acompañante del enfermo u otro derechohabiente, comentó a la dama que la ley y los principios de la institución eran muy claros, que se debía dar prioridad a los casos de extrema urgencia como ése, y otra mujer al parecer familiar del paciente, al preguntar que a dónde se podía dirigir para pedir atención rápida, por respuesta tuvo un “ustedes pueden hacer lo que quieran, pero es lo que hay”.
Para no hacer el cuento más largo, a las 18:30 horas, una enfermera salió a tomarle la presión y demás signos vitales, de una vez para aprovechar el viaje, le pedí que si de favor me la tomaba teniendo como resultado un 120-70.
No sé en qué terminó la historia de aquel hombre, a mí me incrementó el dolor por lo que decidí acudir con un particular, nuevamente me tomó la presión que en una hora ya se me había disparado producto del enojo y frustración por la pésima atención del ISSSTE.
¿En realidad nos merecemos ese sistema de salud?
Por su puesto que no, cada uno de ustedes derechohabientes del IMSS o del ISSSTE, de manera puntual cada quincena les son descontadas las aportaciones correspondientes y en muchas ocasiones, a cambio obtienen migajas de atención médica, como si fuéramos a pedir limosna, cuando es obligación del personal brindar servicios de calidad dentro de lo posible.

Mi óptica

Esta queja no es para infundir lástima, es para elevar la voz y que cada derechohabiente exija el cumplimiento de las obligaciones que tienen con nosotros las distintas instituciones de salud, por mínimo que sea el descuento amigo trabajador que se efectúa en su mensualidad, quincena o semana, porque cuando usted acude es por necesidad y no por gusto.

Por cierto

Estoy pensando en proponer un cambio al sentido de las siglas de esta institución gubernamental, actualmente el significado de estas es, Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, por lo que la modificación sería Imposible Solicitar Servicios Solo Tramitamos Entierros (ISSSTE).

JESUS MARTÍNEZ

¡ANÚNCIATE AQUÍ!