54.84.236.168

COLABORACIONES

INDEFENSIÓN SANITARIA

Enero 29, 2018


Los colimeños no solamente son víctimas inermes de la inseguridad, la corrupción gubernamental y la impunidad, que los privan de sus vidas , bienes y posesiones , sino también de los riesgos sanitarios cuya prevención, detección y control le corresponden a la Secretaría de Salud y Bienestar del Gobierno del Estado todavía a cargo del capitalino Federico Villaseñor Ruiz, quien llegó a tierras colimeñas a vegetar un año que se cumple el próximo mes para al término del mismo jubilarse con el sueldo de Secretario.
El disociado gobernador José Ignacio Peralta ha ignorado las quejas del personal médico y de enfermería, incluidos pasantes, residentes y especialistas, no se diga de los pacientes, por las graves carencias de medicamentos y material de curación, y de equipo e instalaciones deficientes, en hospitales y centros de salud. El sábado anterior por la mañana volvieron a suspender cirugías por falta de gasas y comprensas.
Ni la denuncia pública hecha hace unas semanas por la dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) y lideresa moral del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud y Bienestar del Gobierno del Estado, Dolores González Meza, de que en esta dependencia impera “el desorden administrativo” que ha propiciado corrupción, indefensión sanitaria, ineficiencia e impunidad en perjuicio del pueblo-pueblo, en los vitales servicios que tiene encomendados, logró que Nachito le jalara las orejas a Lico.


A pesar de que José Ignacio sabe que el dipsómano Federico Villaseñor Ruiz solamente hace acto de presencia en las instalaciones de la SS y BS de su gobierno que tiene a los colimeños infelices e inseguros, medias semanas y medios días, y que las tardes las dedica a libar hasta perder la conciencia con otros dos secretarios con quienes ha conformado el grupo “La última y nos vamos”, Arnoldo Ochoa González y Francisco Javier Castaño Suárez, sigue empecinado en sostenerlo, igual que a ellos, contra viento y marea, como en el reciente caso del grave brote de hepatitis en las comunidades de Suchitlán y el Trapiche que nadie en la SS y BS vio venir a pesar de que desde hace seis meses se presentaron los primeros casos.
La proliferación de establecimientos de preparación y venta de alimentos sin las condiciones mínimas de higiene sobre el tramo carretero Suchitlán-Cofradía de Suchitlán, a ciencia y paciencia del irresponsable Secretario Villaseñor Ruiz, le está pegando también duro y tupido a los estómagos de quienes los visitan los fines de semana. La grave epidemia de hepatitis no quita el sueño, mucho menos las botellas y las copas para decir ¡salud! Aunque ésta día a día se deteriore más y más entre la indefensa población.
Si José Ignacio no cesa a la voz de ya a Federico, que Dios coja confesados a los colimeños la próxima temporada primavera- verano cuando dengue, chikungunya y Zica harán estragos en ellos porque la Secretaria responsable de prevenirlos y combatirlos volverá a dejarlos abandonados a su suerte. Se acepta sin conceder que Peralta siga haciendo negocios en grande con su amiguito israelita Efraín Hendy Zaga, pero ambos deben reconocer que su protegido Federico Villaseñor Ruiz que tiene en la indefensión sanitaria a los colimeños, es ya insostenible.
Doña Lola cree que “sí se tiene que tener un enfoque muy especial hacia la Secretaría, porque no estamos bien, hay un desorden administrativo al interior y creo que eso es una prueba de que quienes están dirigiendo no están echándole todos los kilos”, pero sí los litros, de alcohol, habría que precisar. El compañero de juerga que cobra como Secretario General de Gobierno no le permite a su jefe José Ignacio correr de la SS y BS al bueno para nada de Villaseñor Ruiz, tampoco a Castaño Suárez de la SSP.
A pesar de que “no hay los controles adecuados, que hay mucho desorden administrativo, que nos dejaron gentes que estuvieron recientemente ahí y que hicieron lo que quisieron sin ningún control”, como denuncia la Dolores, el disociado gobernador singue sin inmutarse. ¿Hasta cuándo?

EL ACABO
• No sólo hay “desorden administrativo” (desmadre organizacional, ineficiencia, indefensión sanitaria corrupción e impunidad) en la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado, también en las secretarías de Seguridad Pública, Planeación y Finanzas, Desarrollo Urbano, Procuraduría, etc., se cuecen enormes habas.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

54.84.236.168