3.238.70.175

COLABORACIONES

IEEC, en bancarrota

Enero 04, 2021



Con pasivos con partidos políticos, cosa que nunca había ocurrido y pagando de último momento una parte del aguinaldo a los trabajadores administrativos de los Consejos Municipales y el Consejo Estatal, el Instituto Electoral del Estado, cerró un pésimo año donde no solo dilapidaron el presupuesto que les asignó el Gobierno del Estado, sino además gastaron hasta los recursos que con tanto sacrificio habían ahorrado otros consejos del IEEC, con miras a un día tener el suficiente recurso para construir su propio edificio.

Por si fuera poco, a esa crisis económica que está viviendo el Instituto Electoral el Estado, se agregó un problema más, pues para abrir el año hay versiones de que el consejero Javier Ávila Carrillo, entregó su renuncia al cargo lo cual se habrá de dar a conocer esta semana, pues se deberá de expedir a la brevedad una convocatoria, para designar a quien habría de sustituirlo.

De concretarse la renuncia de Javier Ávila, no es poca cosa, pues de acuerdo a las versiones que han circulado tienen que ver con la manera en que se han estado manejando los recursos públicos, donde se ha dado un manejo discrecional aprovechando que ningún partido político ha pedido que se practique una auditoría al Consejo General para que se aclaren los despilfarros que se generaron cuando menos los dos años anteriores (2019 y 2020), y que en el año que acaba de concluir, de plano rayaron en la desfachatez.

Al parecer esa es la causa por la cual Javier Ávila Carrillo, una persona que tiene una extensa experiencia electoral, pues duró varios años en el Instituto Nacional Electoral, y cuando concursó para ser consejero del Instituto Electoral del Estado, no tuvo mayor sobresalto para ser uno de los elegidos, precisamente por esa experiencia el Consejo General del INE decidió que fuera uno de los elegidos para ocupar un lugar en el consejo general del IEE.

¿Qué sucedió para que el consejero Javier Ávila haya tomado la determinación de entregar su renuncia al cargo?, hay que recordar que el domingo primero de octubre de 2017, rindió protesta al cargo al igual que Martha Elba Iza Huerta y Arlen Alejandra Martínez Fuentes, como consejero y consejeras habiendo sido designados para un periodo de siete años.

Es decir al haber cumplido apenas tres años, decide irse de un cargo que estuvo buscando mucho tiempo; me queda claro que Javier Ávila es un profesionista que pertenece al servicio profesional electoral, en consecuencia debió ser algo muy fuerte como para haber decidido tomar esta decisión.

Quizá él tiene una información que pocos conocen y por eso decide cortar la liga a tiempo para que no se le involucre, porque para muchos el saqueo que se ha dado en el Instituto Electoral del Estado, es cada vez más descarado.

De acuerdo a la información este mismo lunes podría darse información respecto a la renuncia de Javier Ávila Carrillo, por lo que habremos de estar pendientes.

El despilfarro…

En 2020, en el IEE se acabaron una partido que desde el primer consejero presidente el maestro José Luis Gaytán y Gaitán, habían hecho esfuerzos, apretándose el cinturón e implementando un programa de austeridad para tratar de contar con recursos para que algún día el Instituto Electoral del Estado, pudiera construir su edificio propio y ya no andar como judío errante pagando exorbitantes rentas.

Ese mismo ejemplo lo continuó el siguiente presidente del Consejo General del IEE, Mario Hernández Briceño, que si mal no recuerdo él dejo un ahorro de 17 millones de pesos para el mismo fin.

Bueno pues en este 2020, ante los elevados emolumentos que perciben las y los consejeros, que para el caso de la presidenta es de 110 mil pesos 894 pesos mensuales, más 27 mil pesos mensuales por presidir una comisión, es decir está percibiendo casi 30 mil pesos mensuales ¡por hacer su chamba! Lo que de manera acumulada representa estar recibiendo 137 mil 894 pesos.

En tanto las consejeras y los consejeros, se están llevando hasta el último día de diciembre del 2020, porque para este año se aumentarán las percepciones, 67 mil 768 pesos mensuales, más los 27 mil pesos al mes por presidir una comisión, lo que da un total de 94 mil 768 pesos. Hay que aclarar que en ambos casos las percepciones son brutas, es decir antes de la deducción del ISR, IMSS y Pensiones.

A las percepciones que reciben consejeras y consejeros, habría que señalar al Secretario Ejecutivo, quien se lleva 61 mil 608 pesos mensuales, de manera bruta, aunque a éste no le dan los 27 mil pesos mensuales por presidir una comisión.

Por si fuera poco las y los consejeros no hicieron ningún esfuerzo por implementar algún programa de austeridad, a pesar de que desde el 18 de marzo del 2020, las actividades se redujeron casi a cero, a consecuencia de la pandemia provocada por el Coronavirus.

Consejeras y consejeros cada que tuvieron la oportunidad viajaron a diversas entidades de la república a tomar algún curso, seminario o taller, viajando en avión, saliendo desde el aeropuerto de Buenavista donde cualquier viaje sale mucho más caro que si salieran de Guadalajara, o utilizaran el servicio de autobús.

Por eso en el mes de noviembre la presidenta del Consejo General del IEEC, fue al Congreso del Estado a decirle a los diputados que ya no tenían recursos para cerrar el ejercicio fiscal 2020, y aducía que el proceso electoral, que se había puesto en marcha en la primera quincena de octubre estaba en riesgo, pues no solo no se tenían recursos para pagar las quincenas al personal y a las y los consejeros, sino para pagar las partidas que por ley les corresponden a los partidos políticos, afirmando que arrastraban dos pasivos, uno por casi ocho millones de pesos.

Para ser exactos el pasivo era de 7 millones 917 mil 431 pesos, más otros 407 mil 455.60 pesos, por pasivos a los partidos políticos.

Ahora cuando la presidenta el IEE y otros consejeros y consejeras acudieron al Congreso del Estado, para discutir el proyecto de presupuesto para el 2021 y para que los ayudaran a gestionar una partida adicional para cerrar el 2020, no informaron a los legisladores, que un día antes el Secretario de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado, les había otorgado una partida adicional por cuatro millones de pesos, que era prácticamente la mitad del pasivo que estaban cuantificando para el ejercicio del 2021.

En la última sesión del año 2020, celebrada el 30 de diciembre, se presentó el Acuerdo del Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Colima, relativo a la asignación de recursos por concepto de ampliación presupuestal del ejercicio fiscal 2020 para este organismo electoral.

Se dijo que mediante Acuerdo 240/2020 de fecha 5 de noviembre de 2020, emitido por el Gobernador Constitucional del Estado de Colima, se autorizó la ampliación del presupuesto para cubrir gastos fijos de operación del Instituto Electoral del Estado con un importe total de cuatro millones de pesos, mismos que fueron ministrados al Instituto a través de transferencia bancaria dos millones de pesos el día 23 de diciembre de 2020 y dos millones de pesos el día 30 de diciembre de 2020.

La sublevación del personal…

El haber contado con dinero fresco sirvió para que se le pudiera pagar las quincenas y la primera parte del aguinaldo al personal administrativo que presta sus servicios en el Instituto Electoral el Estado y en los diez Consejos Municipales Electorales, quienes se habían sublevado y habían puesto un ultimátum a la presidenta del Consejo General y a los y las Consejeras Electorales.

El personal operativo solicitó una reunión con el máximo órgano de decisión, esto es con el pleno del Consejo General del Instituto Electoral del Estado, a la cual no fueron invitados las consejeras y consejeros de los diez consejos municipales, sino solamente el personal administrativo.

A esa reunión no invitaron a los consejeros municipales porque no les iban a pagar aguinaldos, porque apenas se habían instalado el 30 de noviembre y no se les pagó dieta de proceso; se suponía que en diciembre empezarían a cobrar, pero la decisión fue que tampoco les iban a pagar.



En ese encuentro el personal del IEE habló fuerte y claro, o les pagaban sus quincenas y el aguinaldo, o amenazaban con irse a un paro, ya en pleno proceso electoral, pues hay que recordar que el 20 de diciembre se iniciaron los procesos de recolección de apoyos de los aspirantes a candidatos independientes.

A las consejeras y consejeros, iniciando por la presidenta del Consejo General, no les gustó el tono en que el personal sacó de su ronco pecho lo que sentían y de plano les restregaron que mientras ahorraban centavos para darles migajas al personal, las consejeras y consejeros, dilapidaban los pesos y no tenían llenadera y por eso no había presupuesto que les alcanzara.

Ahí les dijeron en su propia cara acerca de sus abusos; el detalle es que no quieren dejar de pagarse las comisiones que indebidamente están cobrando y que se impusieron por acuerdo y de quitárseles ese recurso ayudarían a sanear en parte las finanzas.

Los y las trabajadoras afirmaron que indudablemente, este problema laboral se agudizaba para el personal porque ellos no reciben compensación, como antes ocurría, y que complementaba el bajo salario asignado a las asistentes administrativas de los municipios, que es de apenas 8 mil 433 pesos mensuales, sin ninguna otra prestación.

A las consejeras y consejeros se les iba un color y les venía otro, pero tenían que apechugar, mientras les decían sus verdades como el que el salario que perciben se encuentra muy por debajo de todo el organigrama del personal del instituto.

Incluso del personal que se contrata eventualmente, lo cual los coloca en una posición de desventaja, generando un sentimiento de indefensión, y tenían razón, pues de acuerdo a lo que se dice en el propio Instituto Electoral, la ex consejera del IEE, Ayizde Anguiano, después de que concluyó su encargo el pasado 30 de septiembre de 2020, y que se fue con una buena gratificación, ya fue recontratada por Nirvana Rosales Ochoa, presidenta del Consejo General, y de acuerdo a lo que se menciona, su salario como asesora jurídica ronda los 30 mil pesos mensuales.

La molestia en la reunión del 20 de diciembre era porque les habían notificado de que como no había dinero no se les iba a pagar aguinaldo, sino hasta este 2021, por eso acudieron a decirles “si nosotros tuvieramos la compensación que ustedes cobran de 27 mil pesos, no importaba que nos dieran el aguinaldo hasta enero, sin embargo con apenas 8 mil pesos no podemos cubrir los gastos familiares y demás compromisos económicos, situación que violenta los derechos laborales, los derechos humanos y la dignidad del trabajador”.

Luego cuestionaban a la consejera presienta del IEEC y a los demás integrantes del consejo general “¿cómo es posible que una prestación tan importante y simbólica no tenga prioridad en el presupuesto? y peor aún si esta no fue contemplada en la planeación del año fiscal de nuestra institución, de cualquier manera, dicha omisión o descuido genera angustia, incertidumbre y desamparo”, señalaron.

Como se encontraba la mayoría de los trabajadores plantearon otras inconformidades, como el hecho de que quienes fungen como asistentes administrativas de los Consejos Municipales, que trabajan tiempo completo solo les otorgan una hora para comer.

Eso, dijeron, les ocasiona problemas como el consumo extra de combustible o inversión de transporte; Insuficiencia del tiempo de traslado por las distancias entre la oficina y el domicilio particular; Comer con prisas o medio comer de manera presionada por el horario; o, comer en la oficina, lo que les genera un doble gasto familiar.

Asimismo les echaron en cara que mientras al personal lo tienen prácticamente a pan y agua, las consejeras y consejeros hubieran estado recibiendo hasta 2019, apoyo de gasolina y telefonía, cuando el salario que perciben es muy digno, además de estar percibiendo casi 30 mil pesos por presidir las comisiones.

Sirvió la protesta…

La respuesta de la presidenta del consejo general el IEEC a los trabajadores fue simple, como no había dinero para pagar ni las quincenas de diciembre, ni aguinaldo, les propuso que en lugar de empezar una protesta de brazos caídos o paro, que mejor trabajaran bajo protesta, para presionar para que le autorizaran una ampliación presupuestal y con ello poder pagarles las prestaciones de fin de año y salarios.

Los y las trabajadoras se negaron a trabajar bajo protesta, aduciendo que eso únicamente beneficiaba políticamente a las y los consejeros del IEEC, por lo que propusieron realizar un paro laboral. Si para el 15 de enero no les habían pagada las quincenas, aguinaldo en su totalidad, canasta básica y prima vacacional, harían ese paro.

Los manifestantes mostraron mayor responsabilidad, pues en lugar de haber parado desde el mismo 20 de diciembre, fecha límite que marca la ley para pagar los aguinaldos, como había trabajos que se estaban desarrollando con los aspirantes a candidatos independientes, propusieron parar hasta el 15 de enero.

Finalmente en la última semana de diciembre les pagaron las quincenas y el aguinaldo a los y las trabajadoras, pues el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, les autorizó una ampliación más por cuatro millones de pesos, por lo que pudieran cumplir con el pago de las prestaciones (no todas) de fin de año.

Para cerrar….

*Se sirvieron con la cuchara grande

*Para que vea usted que las consejeras y consejeros no tienen llenadera y cualquier presupuesto se les hace poco, deje y le comento que de acuerdo al capítulo y partida 13424, los integrantes del consejo general del Instituto Electoral del estado, se autoaprobaron otorgarse una compensación por comisión, es decir una especie de aguinaldo para cada una de las comisiones que presiden.

Y determinaron autoasignarse 2 millones 173 mil 500 pesos, que si usted la divide entre las siete comisiones (o los siete consejeros), cada uno se llevó 310 mil 500 pesos, como compensación.

Este monto es adicional al pago de aguinaldo que se otorgan las consejeras y consejeros y que adicionalmente también se reciben otra remuneración por canasta básica, ajuste de calendario y apoyo despensa navideña, siendo esta última equivalente a veinte días de salario.

Esto no lo estoy inventando revisen el Acuerdo del Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Colima, relativo a la asignación de recursos por concepto de ampliación presupuestal del ejercicio fiscal 2020 para este organismo electoral, no en balde no hay dinero que les alcance.

De veras ¿a ningún partido político le interesa lo que está pasando en el Instituto Electoral del Estado? ¿No habrá forma de que alguno de los partidos solicite una investigación al respecto?

¡Ah! y les parece poco…

Por cierto en el colmo de la desfachatez, de acuerdo a fuentes del propio Instituto Electoral, una consejera, está a punto de presentar una iniciativa para incrementarse el aguinaldo a las y los consejeros y en lo sucesivo otorgarse 90 días por este concepto… ¿cómo la ve?.... no se ría, es en serio.

¡Ah! y casi le aseguro que por allá en abril se habrán de aprobar un apoyo por compensación por el trabajo que desarrollan por el proceso electoral y otro al final de la jornada electoral, se acuerda.

Para terminar solo quiero desearle lo mejor para usted y sus seres queridos, deseándoles que este 2021, esté lleno de salud y prosperidad, donde todos sus proyectos que por alguna causa se han postergado, puedan concretarse, son los mejores deseos “Desde la Curul 26”, para nuestros seguidores y amigos.


Juan Ramón Negrete Jiménez

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

3.238.70.175