COLABORACIONES

HRU EN CRISIS

Octubre 06, 2017


José Luís Santana Ochoa


Desesperado, el personal médico y de enfermería del HSR en crisis lanza hacia la ciudad, el país y el mundo, angustiosos llamados de socorro porque carece de los insumos que necesita para atender cual es debido a sus pacientes. Como si lo hubiera colapsado un temblor de 8 grados, así han dejado al Hospital Regional Universitario sucesivos gobiernos estatales en los que la Secretaría de Salud y Bienestar Social ha sido saqueada inmisericorde e impunemente por sus titulares y padillas. Los supuestos avances que en materia financiera y presupuestal presume el disociado José Ignacio Peralta, a quien los colimenses no le tienen paciencia (como al “Chavo del 8”, no de Locho, porque “se la acabó alguien más, ya no hay paciencia, me dejaron una población sin paciencia, esa dotación ya estaba agotada”. ¡No pos’ sí ), no han llegado a los hospitales ni a los centros de salud a cargo de su disociada administración.
El desabasto de uniformes quirúrgicos, gasas, algodón y material de curación se agudiza los fines de semana al grado que los médicos que prestan sus servicios esos días y los festivos tienen que pedirles auxilio a sus colegas del ISSSTE y el IMSS para que en lo económico, “de cuates”, los apoyen con los mínimos indispensables para mantener a flote su capacidad de respuesta a la demanda de atención. Como el adjunto Secretario de la SS y BS, Ignacio Federico Villaseñor Ruiz, ni por enterado se da, están pensando seriamente en lanzar una campaña para que la sociedad colimense les done, además de los materiales que al inicio de este párrafo se mencionan, cubre bocas, agua oxigenada, vendas, guantes quirúrgicos, cepillos ídem, tela adhesiva, venoclisis, solución Hartman, micropore, agua fisiológica, etc.
“Amigo, buen día. Saliendo de operar del Hospital Regional. Está pa’ la madre. No hay gasas, no hay insumos de curaciones, ¡no hay, no hay, no hay ¡ , suspendiendo cirugías por falta de gasas”, escribió apenas el sábado anterior en un mensaje de ‘WhatsApp’ un conocido y reconocido cirujano más que encabronado, voz en el desierto para el ausente Secretario Adjunto que en mala hora para los servicios públicos de salud en Colima abdicó a favor de su Director Administrativo José Julián Martínez Barrera, agende de negocios descubierto del amigo israelita de José Ignacio, Efraín Hendy Zaga, trio de aretes que mucho tienen que ver con el desabasto provocado por la compra simulada de 60 millones de pesos de medicamentos y material de curación.
Como la SS y BS del Gobierno del Estado es muy dada a tener directores administrativos tapadera y de tapadera, habrá que estar atentos y vigilantes para que el defenestrado José Julián Martínez Barrera, a quien formalmente retiraron el lunes anterior del cargo para nombrar en su lugar a Leticia Guadalupe Delgado Carrillo, no siga manejando el negocio de Efraín Hendy Zaga tras bambalinas teniéndola de mera fachada para seguir cometiendo sus trapacerías en perjuicio de miles de colimenses.
El mismo tiro que le pegó a Martínez Barrera también tumbó del caballo al fisioterapeuta Carlos Mariscal Fernández que llevaba años enquistado al frente del Régimen Estatal de Protección Social (Seguro Popular). Su lugar lo ocupa ahora el ex Delegado en la entidad Miguel Becerra Hernández, funcionario público de los que se aplican en serio y a fondo al cumplimiento de las responsabilidades que asume, por lo que su incorporación a la SS y BS es todo un acierto.
En medio de la crisis que sufre el HSU ni quien se acuerde ya del incumplimiento por parte del adjunto Secretario de la SS y BS, Ignacio Federico Villaseñor Ruiz, del compromiso que públicamente asumió de que el “Hospital Materno Infantil” iba a entrar en servicio el pasado mes de agosto. Ya es Octubre y hasta ahora ha resultado puro cuento, ni a clínica de maternidad como las muchas que la iniciativa privada opera en las cuatro grandes ciudades del estado llega. Nada del acceso a consulta médica, laboratorio de análisis clínicos y rayos x que había prometido. Lo bueno es que Don Federiquillo pronto se irá a engañar a otras tierras.
EL ACABO
El desmadre organizado que se traen en el ISSSTE Colima el delgado y sus segundos de a bordo amerita un artículo especial. Baste por ahora con apuntar que cada día están más enconados los ánimos entre ellos. Brincan problemas en el sector salud, educación, seguridad, etc., y José Ignacio sin inmutarse, a pesar que dizque según él “la población se está volviendo exigente, los grados de tolerancia a errores son muy bajos, inmediatamente se vuelcan las críticas y reclamos a través de las redes sociales, son los signos de nuestro tiempo, es la tecnología, llegó para quedarse y hay que gobernar en estas condiciones”, a pesar de lo cual no ve ni mira ni oye ni escucha, mucho menos actúa, todo se lo deja al tiempo. ¿O no?

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!