18.208.202.194

COLABORACIONES

FUERZA CENTRÍPETA

Julio 22, 2020



En un discurso que evidentemente tenía por objetivo explicar por qué contrajo la deuda por 750 millones de pesos, Peralta Sánchez dijo al presidente López Obrador en la mañanera del viernes 17 de julio de 2020:
“La agenda pública se concentra en tres crisis simultáneas, generalizadas y exógenas, que requieren soluciones estructurales”: la sanitaria por el SARS-CoV-2, “la crisis económica que se prevé de dimensiones apocalípticas y la crisis de seguridad, que es producto de un deterioro en nuestros valores colectivos como mexicanos”.
Respecto al impacto del coronavirus, los médicos y enfermeras que tienen plaza en ambos sistemas podrían haberle explicado a Nacho que es en los hospitales de la Secretaría de Salud –que dependen del gobierno estatal– donde escasean hasta los cubrebocas y el desinfectante.
No obstante, Peralta quiso escudarse en el respaldo que su gobierno le dio al Insabi y a la Guardia Nacional, y excusarse también en “la necesidad [que tiene el gobierno federal] de respaldar a los gobiernos estatales y municipales que enfrentamos la dramática caída en los ingresos”.
Pese a su reiterada negativa a rendir cuentas y transparentar el gasto ante el Congreso local, JIPS aseguró que ha sido solidario con el gobierno federal en su “decisión de impulsar acciones de control financiero, de austeridad en el gasto y de cuidado de los recursos”.

LA RISA EN VACACIONES

Recordó Nacho que “vendimos el avión desde el inicio de mi administración y nos desplazamos como usted, señor presidente, en vuelos comerciales”, pero olvidó aclarar que eso fue hasta después que los diputados lo exhibieron por desplazarse en aviones rentados y porque la mayor parte de sus viajes con cargo al erario no han sido por motivos oficiales sino familiares.
Y acabó Nacho de curarse en salud al decir que estas “continuas decisiones difíciles, de ajuste en los ingresos, de creación de instituciones dedicadas al fomento del ahorro”, en suma, “de cambios estructurales que tendrán efectos positivos en el largo plazo”, más que “pensar en elecciones”, fueron tomadas pensando “en las próximas generaciones”.
Todas esas mentiras y medias verdades sobre el escrupuloso manejo de los recursos en Colima, buscan justificar el endeudamiento recién solicitado y, sobre todo, encubrir las condiciones fascistas en las que el Congreso votó la aprobación del tercer préstamo a largo plazo en lo que va de su sexenio:
“…las dificultades siguen y nos hemos visto obligados a emprender nuevos esfuerzos financieros para cumplir obras clave como el C5i y la remodelación del edificio histórico del Palacio de Gobierno y el combate al COVID que crece en la entidad”.
Y se lamentó Nacho: “Creemos necesario, señor presidente, cada vez más, revisar el pacto fiscal por el factor de distribución. Colima en especial aporta mucho a la federación y a cambio recibimos muy poco, además las participaciones federales siguen descendiendo, lo cual nos coloca en situaciones apremiantes al gobierno estatal y a los gobiernos municipales”.
Griselda Martínez, la edil porteña ahí presente quien inicia una obra pública o realiza una acción de gobierno casi todos los días, miraba divertida a José Ignacio Peralta.

LA MAFIA DEL PODER

Sobre la crisis de seguridad que Nacho consideró “producto de un deterioro en nuestros valores colectivos como mexicanos”, en diversos momentos de la mañanera AMLO hizo patente que el valor más deteriorado es el de la honestidad.
Esas generaciones de políticos que gobernaron al país entre 1983 y 2018, señaló el Presidente, fueron mucho más corruptas que sus antecesores. Y haber salido a estudiar al extranjero, por lo visto, sólo alimentó su codicia a la vez que perfeccionó su habilidad para cometer desfalco.
Por improvisar el ejemplo y citar de memoria, el Presidente acabó diciendo que hasta los mafiosos mandaban a sus hijos a estudiar al extranjero. Pero lo que narra la novela de 1969 de Mario Puzo, El Padrino, es cómo Michael, el menor de los hijos varones del capo Vito Corleone, huyó a Sicilia a esconderse después de haber asesinado a un capitán de policía corrupto y al narcotraficante que atentó contra su padre.
El ejemplo que dio AMLO sobre las segunda generación de mafiosos es válido, porque Michael fue el único de los Corleone que fue al colegio y su padre esperaba que pasara a la universidad a estudiar Derecho.
En lugar de eso, Michael se enlistó en el Ejército y fue héroe de guerra. A su regreso, contrariando lo sueños de don Corleone de que llegara a ser senador o gobernador de Nueva York, Michael acabó sucediendo a Vito como jefe de la familia criminal.

FETICHISMO SANITARIO

Más pedante que el discurso historicista con los cromos de El Carruaje, resultó el falso salubrismo de Peralta: “El uso de cubrebocas es otro tema que ha causado también polémica y diferencias” entre el gobierno federal y el estatal, dijo el mandatario colimense.
Y para enfatizar el descuido de un presidente que no usa cubrebocas, imagen que un día antes las redes sociales ligadas al gobierno estatal se encargaron de difundir al mostrar a López Obrador paseando por las escolleras de Las Brisas, Nacho mantuvo puesto el suyo casi todo el tiempo.
Se lo quitó cuando se acercó al podio a dar su mensaje de bienvenida. Y no sólo puso el tapabocas mugroso sobre el atril, sino que sin proponérselo lanzó gotas de saliva sobre el micrófono que usa el Presidente.
Ah, pero se lo volvió a colocar cuando regresó a su asiento, donde mantuvo una sana distancia con respecto a su interlocutor.
A López Obrador no le importó que, en esa gira por los estados del centro-occidente, el guanajuatense Sinhue Rodríguez y el jalisciense Enrique Alfaro quisieran exhibirlo al usartapabocas, mientras ese prurito no les impidiera a los gobernadores disculparse por sus anteriores actitudes.
Sin embargo, Nacho se mantuvo en su soberbia, amparándose quizá en la conducta benévola que ha tenido el Presidente con los mandatarios priistas porque el tricolor es en estos momentos el partido bisagra.
Ni la alcaldesa Griselda Martínez o los miembros del gabinete que acompañaron al Presidente a Manzanillo usaron cubrebocas, salvo Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública, como un gesto de cortesía porque esa mañana traía tos.
A pesar de resultar tan antihigiénico como un pañuelo de tela, hemos convertido al cubrebocas en un fetiche de la salud pública. Sin embargo, el Presidente se niega a usarlo con regularidad.
Es probable que López-Gatell le haya explicado a Andrés Manuel que no corre mayores riesgos, mientras no se lleve las manos a la cara después de tocar superficies probablemente contaminadas, y en tanto se esté desinfectando las manos regularmente.
Y sí se cuida, como se ve en las fotos con la diputada federal Claudia Yáñez, el Presidente no saluda de mano sino con el codo, y no da besos ni abrazos.

(La transcripción de la mañanera en Manzanillo se puede recuperar en: https://www.gob.mx/presidencia/articulos/version-estenografica-conferencia-de-prensa-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-del-17-de-julio-del-2020?idiom=es ).

Los invito a darle like a mi fanpage: Adalberto Carvajal en Facebook. Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com.

ADALBERTO CARVAJAL

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

18.208.202.194