34.200.218.187

COLABORACIONES

El Temple

Septiembre 24, 2014

La pintura al Temple es una técnica ancestral que surge de la necesidad de expresión del ser humano. Dicha técnica consiste en la elaboración de un disolvente para utilizar pigmentos, elaborado a base de la yema del huevo y distintas proporciones de agua. Aunque existen diversas variaciones para su elaboración, con base en aceites y grasas animales, la que lleva agua es la más fácil y conocida para utilizar.

En mi experiencia, es una técnica laboriosa y con demanda de conocimiento sobre el color, ya que se trabaja por veladuras, es decir por tonalidades de color con las que se pretende crear un efecto de transparencia al finalizar la obra. En esta técnica se trabajan por así llamarlo, capas de pintura, dejándolas secar entre una y otra, a diferencia del óleo en donde se mezclan los colores en la paleta o en el lienzo pero no se trabaja a partir capa sobre capa, ya que éste cubre de forma total la capa posterior. El temple, brinda al artista la riqueza para la apreciación de un trabajo desde su inicio, gracias a estas veladuras o capas por así llamarlas.
La pintura al temple es la base de creación para todos los materiales para pintar, que hoy conocemos, tales como, óleo, acuarela, acrílico, inclusive pinturas comerciales y de no actividades del rubro artístico en específico. Con ella, también nace la pintura al fresco, la cual se realizaba por las llamadas, “jornadas” que consistían en ir colocando dos capas de mortero de cal y pintando con la misma mezcla del temple, sin permitir que secara el mortero de cal, a esto se le debe el nombre de jornadas. A partir de este uso nacen los grandes murales como el de la Capilla Sixtina, y grandes murales, mundialmente conocidos. De aquí proviene la importancia de esta técnica y de conocer un poco sobre ella.

Alehlí G. Reyes Vega

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

34.200.218.187