COLABORACIONES

ESCUCHAR Y RESOLVER

Abril 27, 2017

Todos los colimenses tienen derecho a que las autoridades de los tres niveles de gobierno escuchen sus voces por más discordantes que les parezcan, y a recibir respuestas oportunas y puntuales a sus planteamientos y demandas, ejercicio democrático que poco se alienta y menos se ejerce. El lunes anterior unos 200 empresarios acudieron al Congreso del Estado para decirles a los diputados que de una buena vez voten el dictamen para reformar o no la Ley de Hacienda del Estado que les permita o les niegue acceder a un porcentaje del Impuesto sobre la Nómina a ¿Cómo vamos? Colima, organización que definen sin fines de lucro concebida para para vigilar el desempeño de los gobiernos estatal y municipales.
“El objetivo de estar aquí es plantearles nuestra preocupación de que la iniciativa enviada por el Ejecutivo al Congreso el 21 de mayo del 2016 (…) haya tardado 290 días en ser dictaminada positivamente cuando el reglamento interno del Congreso marca 30 días y que después de este dictamen hayan pasado ya seis semanas y no se haya sometido a la votación del Pleno”, les espetó directo a sus escuchas diputados peraltitas el principal promotor del proyecto de observación ciudadana del quehacer público, Guillermo Brun Ramos.
El reclamo del líder empresarial debe interpretarse como dirigido a la mayoría de diputados constituida por el PRI y sus compañeros de viaje, pero en especial a quien le prometió que lo financiaría con unos diez millones de pesos anuales para que lo evaluara amigablemente, José Ignacio Peralta. Si a los promotores de ¿Cómo vamos? Colima los diputados peraltistas les dado largas, es porque el bilingüe egresado del ITAM y Essex University así lo ha juzgado conveniente. Si hasta las vía del ferrocarril se rajan, cuantimás quien en campaña les prometió el millonario subsidio. Deben consolare porque no son los únicos defraudados, también lo fueron los colimenses con quienes se comprometió a que con su gobierno vivirían seguros como canguros y felices como lombrices. ¡Inocentes palomitas, se dejaron engañar¡
Para Adalberto Carvajal Berber, “Hubo un tiempo en que los beneficios políticos que le otorgaría a Nacho el aval de una organización de la sociedad civil especializada en dar al sector privado voz y autoridad para el seguimiento de su desempeño gubernamental, eran mayores a los costos políticos que eso representaba. Pero a poco más de un año en el cargo, cuando además de la inseguridad lo que más le critica la ciudadanía a la administración peraltista es el capricho de ciertas decisiones, entre ellas algunos gastos inexplicables en el esquema de austeridad que pregona, la asociación con “¿Cómo vamos?, Colima” no le abona mayor cosa a la legitimidad de JIPS”, por lo que éste y sus diputados deben ya desengañarlos.

Como la multiplicidad e inoperancia de los ya existentes órganos de fiscalización, control, evaluación, supervisión, verificación, etc., ha sido uno de los principales argumentos de quienes se oponen a financiar otro similar con dinero público, el presidente de ¿Cómo vamos Colima?, José Zarco Quintero , tras señalar que “hoy por hoy no están funcionando adecuadamente”, argumenta que mientras que un funcionario público solamente puede hacer aquello que la ley le faculta, un ciudadano puede hacer aquello que la ley no le prohíbe, “en estas condiciones una contraloría ciudadana gozaría de una libertad de actuación que no tienen los órganos de gobierno con esa función”. Sí pero no, no pero sí.
Los diputados locales deben valorar los argumentos que les expusieron en su visita al Congreso del Estado Guillermo Brun Solórzano y José Zarco Quintero, someter sin más injustificadas dilaciones a votación del Pleno la iniciativa de referencia y votarla en el sentido que les venga en gana, pero no seguir haciéndose como que la virgen les habla, como el tío Lolo. Lo más que obtuvieron los visitantes fue el compromiso hecho por el diputado pri-dependiente Francisco Javier Cevallos Galindo, presidente de la mesa directiva para este mes de abril por concluir, de “hacer el trámite correspondiente para ver si en la próxima sesión sería pertinente enlistar el tema en el orden del día en conjunto con la Comisión de Gobierno Interno para que finalmente sea sometido a votación de los 25 diputados locales”
EL ACABO

Los integrantes de la asociación ¿Cómo vamos Colima?” deben reclamarle a quien se comprometió con ellos a financiarla, el priista José Ignacio Peralta cuyos diputados son los menos de culpar.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!