COLABORACIONES

EL TRIUNFADOR DEL DOMINGO, SE LLAMA JUAN MANUEL

Junio 07, 2017

En el curso del proceso electoral nadie apostaba por el candidato del PRD a gobernador del Estado de México. Dos semanas después de iniciada la campaña, los actos de proselitismo, las visitas domiciliarias, se comenzó a repetir el nombre y apellido de Juan Zepeda. Al cierre de los mítines, la noche del 31 de mayo, el netzahualcoyonense amenazaba con llevarse la joya de la corona y ser el nuevo gobernador del Estado de México.
Como todos quedamos enterados, por los distintos medios de comunicación y por las redes sociales, Juan Zepeda quedó en tercer lugar de la votación. Pudimos darnos cuenta de que el abogado egresado de la UNAM y expresidente municipal de Netzahualcóyotl, como político formado, entraba por la puerta grande a la política nacional. Su antecedente inmediato anterior: coordinador de los diputados perredistas en la Legislatura del Estado de México.
Juan Zepeda en una, dos y tres veces, consecutivas, se enfrentó abiertamente a Andrés Manuel López Obrador. El tabasqueño demandó primero en tono comedido, después subió el volumen a exigencia y terminó con un ultimátum autoritario, que el candidato del PRD declinara a favor de la profesora Delfina Gómez Álvarez, postulada por Morena (Movimiento de Regeneración Nacional). Zepeda con cortesía, con firmeza y con voz fuerte, siempre le contestó que con un ¡NO!
Militante de Alternativa Democrática Nacional, una de las tribus del Partido de la Revolución Democrática, Juan Zepeda comenzó su campaña con la colocación de espectaculares, con su fotografía, a las orillas de las carreteras federales y en las principales calles de Toluca, así como en muchos otros puntos del Estado de México. La verdad, era conocido entre algunos de los políticos mexiquenses y ya mantenía relaciones con Miguel Ángel Mancera Espinoza, quien asistió a la toma de posesión de Juan, como presidente municipal. Nadie sabía más de él, excepto los habitantes de Netazhualcóyotl y dio una sorpresa gigante.
El hombre aparece en el PRD, no como un salvador del deteriorado partido político, pero si como un posible sucesor de Alejandra Barrales, en la presidencia nacional. Captó muchas simpatías, dentro y fuera del Sol Azteca, lo que cuenta mucho para el proceso electoral del 2018, donde además de la Presidencia de la República, se viene el cambio de integrantes del Senado, de la Cámara de Diputados, de nueve gubernaturas, de más de 1,613 presidencias municipales y otras tantas regidurías, además de 983 diputados locales, incluyendo a los de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México.
Precisa el PRD de una persona que pueda terminar con los bejaranos, los chuchos y “los morenistas” disfrazados con el uniforme de colores amarillo y negro. Requieren de una mano dura, conciliadora, que actúe con sensibilidad política. Muchos, principalmente Andrés Manuel López Obrador, daban por extinguida la vida del PRD. Hoy, las circunstancias son diferentes, sin que se considere que ya recobró fuerza nacional. La tarea es muy difícil, pero el partido que en este mayo cumplió 28 años puede recomponerse y volver a ser uno de los “tres grandes”.
Es relativamente corta la carrera política de Juan Manuel Zepeda Hernández, nombre completo del personaje en cuestión. Es un ciudadano que acostumbra viajar en el democrático Metro. Hasta ahora nadie lo acusa de ser corrupto, tampoco lo ligan con actividades de moda como el narcotráfico. Para acabar pronto, Juan Zepeda “no tiene cola que le pisen”. Lo conozco en fotografías, por sus espectaculares, y en lo que he visto en los videos de los noticieros. En los primeros días de abril, afirmaron los encuestadores, pocos mexiquenses conocían de la existencia del hombre que, en unos días, logró colocarse en el segundo lugar de popularidad, sino en los 125 municipios del Estado, sí en la mayoría y sobre todo en el Valle de México.
Con escaso margen en la votación, por cierto la más baja en los últimos 20 años, Alfredo de Mazo Maza será gobernador hasta 2023. La que sufre un segundo tropiezo es la poblana Josefina Eugenia Vázquez Mota, gracias a que el presidente de su partido, el PAN, dedica todo su tiempo a la campaña para ser candidato presidencial y seguir su pleito contra un tabasqueño obstinado en hacer valer aquello de que “la tercera es la vencida”.
PREGUNTA PARA MEDITAR:
¿Juan Zepeda será dirigente nacional del partido o buscará que lo postulen como aspirante a senador, por mayoría relativa o sea sin obligarse a hacer campaña?
jherrerav@live.com.mx

Jorge Herrera Valenzuela

¡ANÚNCIATE AQUÍ!