COLABORACIONES

EL Poder y la lucha política electoral

Febrero 05, 2018



De antemano sabemos que estamos en la etapa de los procesos internos en la entidad y en el concierto nacional, donde los suspirantes de las tres coaliciones electorales se adentraran en dos meses más a la contienda política con miras de pedirle a la gente su apoyo en el sufragio con el objeto de llegar al poder. En este contexto, debemos expresar que el poder político es la capacidad de una clase social dominante, que ejerce adentrarse a una contienda electoral en pro de ejercer sus intereses políticos y específicos. Esto conlleva tomar como principio, la concepción integracionista hacia la sociedad, derivándose en esta la participación en la toma de decisiones a través del voto. Entonces, los aspirantes es decir, los actores políticos participaran en esta contienda electoral con el fin de obtener el poder, donde el pensador teórico y político Max Weber dentro de sus postulados plasmo, que el actor político aspira a la obtención del poder con la probabilidad de que el pueblo tome la decisión de elegirlo bajo un contenido y orden especifico, determinado por cierto grupo de poder o facción al interior de los partidos. Este orden o interés de facción es ejercida al interior de los institutos políticos donde se pretende cristalizarlo a través de un programa de gobierno o propuesta de campaña, obteniendo con esto la legitimidad formal. Hay que decirlo claramente, cuando los partidos presentan a sus candidatos y candidatas en una contienda electoral, se emprende una lucha de clases por la obtención del poder, y es aquí donde entran las relaciones sociales de poder entre las facciones o grupos al interior de los partidos, que tiende a llegar a conflictos cuando no pretenden alinearse por las decisiones dominantes que imperan postular candidatos y candidatas hacia el proceso electoral en puerta. La lucha de clases, entiéndase a las facciones o grupos al interior de los partidos, tiende a imponer su capacidad política en pro de ejercer sus intereses políticos, en oposición con la capacidad y los intereses de otras clases sociales; ello determina la relación social especifica de dominio y subordinación de las prácticas políticas de clase, con el fin de atribuir su poder sobre los demás aunque no piensen igual que la clase dominante. Entonces, la relación de poder, implica claramente la posibilidad en demarcar una línea partiendo de esta oposición entre los lugares de dominio y en subordinación al postularse candidaturas hacia una contienda política electoral. La lucha política genera intereses de clase en pro de obtener el poder, donde la organización de una clase no basta para el proceso del poder mismo, porque en primer lugar ese poder tiene sus límites en cuanto efecto de las estructuras en el campo, donde tenderán a presentar las propuestas de campaña de los candidatos a la población, siendo esta una concepción voluntarista pues la realización efectiva de los intereses políticos de clase radica en permear las propuestas de campaña de los candidatos en la población con miras de obtener el sufragio a su favor. Es decir, la capacidad de una clase para imponer sus intereses genera una condicionante en la organización de las estructuras en pro de promover y movilizarlas en el campo, opacando a las otras clases con el fin de imponer sus intereses políticos. La lucha política es la lucha de clases donde impera la imposición de sus intereses políticos. Pero entonces, ¿qué sentido tiene los intereses políticos de clase?; muy sencillo, los intereses políticos es que los candidatos y candidatas de su instituto político, lleguen al poder político y público en base al trabajo de campo donde alinearan a la población mediante propaganda política, spots publicitarios en radio y televisión, en las redes sociales, reuniones y mítines públicos; para que la población les otorgue el sufragio en la urna y con esta se legitimen en el poder. Entonces dentro de muy poco la población en el ámbito nacional y estatal, estará invadida de las propuestas de campaña de todos y todas las candidatas de las tres coaliciones políticas, así como también de los aspirantes independientes, puesto que lo que está en juego es la obtención del poder formal y lo tendrán que ejercer ello a través de la lucha de clases que genera intereses políticos, donde está en juego la Presidencia de la nación por los próximos seis años y los cargos de elección popular hacia el Congreso de la Unión, algunas gubernaturas, diputaciones locales y Alcaldías. Comentario Final.- Hoy los mexicanos conmemoramos el 101 Aniversario de la promulgación de nuestra Carta Magna, documento rector que ha fijado el orden y comportamiento constitucional y legal que hoy tenemos, con respeto, gallardía y patriotismo conmemoremos a nuestra Constitución general de la república.

Mi correo: jamhcom@gmail.com

JUAN ANGEL MAGAÑA HERNANDEZ

¡ANÚNCIATE AQUÍ!