COLABORACIONES

Divisiones políticas

Marzo 22, 2017



Cada vez está más cerca el siguiente proceso electoral, lo que supondría el fortalecimiento y unidad de los distintos partidos políticos tanto a nivel estatal como federal.
En 2015, tomando como referencia los comicios ordinarios, se vio a un Partido Acción Nacional unido que tuvo como resultado el triunfo en seis alcaldías y la victoria en la mayoría de los distritos locales y en el segundo distrito federal, con actores políticos emanados de este instituto o quienes buscaron el cobijo del azul tras abandonar y dejar de abanderar las causas de otras siglas.
Lo que sucedió más tarde en los comicios extraordinarios, es historia, misma que es del dominio público, un resquebrajamiento del partido a nivel estatal donde los grandes liderazgos, se disputan el control de Acción Nacional con factores internos y externos.
Si la división panista pudiera representar una oportunidad para otros partidos, no se ve como éstos pudieran capitalizar esta situación, en el tricolor, continúan mal y de malas, proyectando una ruptura en el municipio de Colima donde no se sabe quién es quién y mucho menos en qué equipo juegan los rojos capitalinos.
Parece ser, que igual que el sexenio anterior, existen dos alas del PRI, la diferencia, es que ahora, la dirigencia estatal, está como el gobierno de Nacho Peralta, va por el mundo sin rumbo fijo, y no tardaremos ver aparecer a un tercer grupo cuando llegue el reparto de las candidaturas.
Por lo que corresponde a los partidos de izquierda y los que tradicionalmente han fungido como satélites del PRI, será el momento de evaluar hasta dónde les puede dar su capital político para continuar tejiendo alianzas, y saber hasta dónde su capacidad de persuasión les da no para desbancar a los partidos hegemónicos del primero y segundo lugar en preferencias, sino para garantizar diputaciones locales de representación proporcional y regidurías en los distintos cabildos.
En la contienda por la presidencia de la república, es otra cosa mariposa, mientras el partido en el poder se desmorona, los presidenciables del PAN y el eterno candidato López Obrador de MORENA, continúan su ascenso según las encuestas dadas a conocer por diversos medios nacionales.
A meses del banderazo de salida, los nuevos desafíos para los partidos, es reestructurarse y unificarse en su interior, y el reto que tienen en puerta, es tratar de recuperar la credibilidad de los electores, con campañas creativas, y con propuestas, alejadas del lodazal típico y clásico de cada tres y seis años.
• Mi óptica
Será interesante saber cómo cada partido buscará la unificación en sus cuadros, si parece que en cada uno sea del color que sea, se abrieron heridas difíciles de curar, y lo más complicado, sin duda será colocarse en la simpatía del electorado, ese que no representa el voto duro de ninguno.
• Por cierto
Desde mi punto de vista, no siento que les corra prisa a la nueva mayoría por legislar el tema de la reelección, aspecto fácil de entender, y es que a muchos de nuestros tribunos, no les conviene que se armonice el código electoral local con el federal, porque no les interesa repetir cargo, muchos ya se ven como candidatos a alcaldes, diputados federales o senadores, y albergan la ilusión de vencer sobre todo a los ediles panistas, como sea, por las buenas o por las malas.

JESUS MARTÍNEZ

¡ANÚNCIATE AQUÍ!