COLABORACIONES

DESORDEN TOTAL

Enero 05, 2018


Tarde pero sin sueño, la dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) y lideresa moral del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud y Bienestar del Gobierno del Estado, Dolores González Meza, como iluminada por el Espíritu Santo, se ha dado color de que en la muy saqueada Dependencia que desde la ciudad de México teledirige Federico Villaseñor Ruiz, impera “el desorden administrativo” que ha propiciado corrupción, ineficiencia e impunidad en perjuicio del pueblo-pueblo, en los vitales servicios que tiene encomendados.
Corrieron a escobazos al anterior Director Administrativo José Julián Martínez Barrera, traído a tierras colimeñas por el caro amigo del disociado José Ignacio Peralta, el israelita Efraín Hendy Zaga, y nada mejoró la operación de los servicios médicos y los programas a cargo de la SS y BS; al contrario, empeoró, lo que deja en claro que quien no funciona ni da resultados es el propio Secretario, Federico Villaseñor Ruíz. No le busques más ubres a las culebras, José Ignacio.
Ante la imposibilidad de continuar haciéndose de la vista gorda, muy cuidadosa ella para no trillar a José Ignacio, Doña Dolores sentenció que “en lo que respecta a Salud creo que hay muchas cosas por hacer , tenemos que manejar las cosas con mucho cuidado, tenemos un mal sabor de boca con la gente que recientemente dejó la Secretaría en la Dirección Administrativa (José Julián Martínez Barrera)y esperamos que se ponga más atención a ese tipo de acciones que han perjudicado demasiado a la Secretaría”, sin atreverse a exigir la inmediata remoción de su titular que sirve para tres cosas.
Leal a institucional hasta la ignominia, González Meza respetará las decisiones (faltaba menos) que al respecto tenga a bien tomar su excelencia el gobernador del estado que lleva más de dos años como el “Tío Lolo”, aunque crea que “sí se tiene que tener un enfoque muy especial hacia la Secretaría, porque no estamos bien, hay un desorden administrativo al interior y creo que eso es una prueba de que quienes están dirigiendo no están echándole todos los kilos”, pero sí los litros, de alcohol, habría que precisar.
“Ocupamos una gente (léase nuevo Secretario) que tenga todos los controles en la mano (no la copa y la botella) y pueda ejercer plenamente el dominio de la autoridad en razón de las acciones que se hacen para poder generar los servicios de mejor calidad y esperemos que haya una modificación (cambio de secretario) porque esto (el desmadre organizado que se trae Federico ¡Salud! Villaseñor Ruiz) a quien perjudica es a la ciudadanía porque no lleva un buen servicio, pero en segundo lugar el gobernador ha puesto todos los kilos en salud y no es justo que gente que pone para que haga las cosas bien (Federico Villaseñor Ruíz) lo hagan quedar mal, entonces esperamos que haya una reunión (corrida de toros) donde se rectifique (lo corra a garrotazos) y se pueda apuntalar a personas que realmente cumplan con los objetivos”.
Doña Lola no se atreve a pedirle abiertamente a José Ignacio que le dé aire a Federico Villaseñor Ruíz más rápido que inmediatamente. Ella sólo está diciendo que “no hay los controles adecuados, que hay mucho desorden administrativo, que nos dejaron gentes que estuvieron recientemente ahí y que hicieron lo que quisieron sin ningún control”, palabras condenatorias que expresa sabedora que el gobernador ya tomó la decisión de darle cran a Federico Villaseñor Ruiz cuyo nombramiento fue una soberana mentada de madre para la comunidad médica colimeña.

EL ACABO
• No sólo hay “desorden administrativo” (desmadre organizacional, ineficiencia, corrupción en impunidad) en la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado, también en las secretarías de Seguridad Pública, Administración y Gestión Pública, Procuraduría, etc., sus todavía titulares cantan muy bien entonados las rancheras. ¿O no?

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!