COLABORACIONES

DEFINICIONES

Noviembre 22, 2017


José Luís Santana Ochoa


Falta poco para saber si el dos veces alcalde de Manzanillo y diputado federal plurinominal, Virgilio Mendosa Amezcua, decide buscar por tercera ocasión la alcaldía porteña postulado por la una alianza PRI/PVEM o solamente por el partido del Tucán. Son muchas las voces que advierten que valdría más sólo que mal acompañado por el PRI al que los electores le cobrarán en las urnas su desencanto hacia el gobernador que les prometió seguridad y felicidad, bienestar y desarrollo armónico, y que a casi dos años del arranque de su administración ni siquiera da señales de que algún día les empezará a cumplir sus promesas que resultaron meros slogans de campaña.
Hay que recordar que, en el evento de toma de posesión de José Alberto Ojeda Hernández como presidente del Comité Directivo Municipal del Partido Verde Ecologista de México en Manzanillo, los verdes se comprometieron a ir por ellos mismos “a conquistar las elecciones y a convencer ciudadanos”; es decir, sin bules tricolores pa’nadar. Sin embargo, como de las declaraciones a los hechos siempre hay mucho trecho, todo puede suceder. Faltan siete meses para las elecciones locales concurrentes con las federales y las dudas empiezan ya a calar más fuerte en el ánimo de los electores porteños que los posibles desengaños.
Quienes le recomiendan a Virgilio que de una buena vez se desmarque del bilingüe miembro de la clase ilustrada de Colima egresado del ITAM y de Essex University a quien mucho ayudó a ganar la gubernatura, lo hacen para evitarle que pague en las urnas los platos rotos por su todavía aliado político que tiene un enrome rechazo social porque simple y llanamente ha defraudado a sus gobernados. Si superar los propios negativos, rechazo, es ya ardua tarea, hacerlo con los asociados a José Ignacio Peralta es poco menos que imposible. De ahí que lo inteligente es romper la taza y que cada candidato se vaya para su casa partidista. O lo que es igual, que cada uno se rasque con sus propias uñas sin cargar fardos ajenos.
Los arrumacos peraltistas resultarán más devastadores para quienes los sigan aceptando que los clásicos besos del diablo. La definición de la ruta a seguir por Virgilio Mendosa Amezcua rumbo al 2018 será determinante para que todos los actores políticos del municipio y la sociedad porteña en general sepan a qué atenerse. De ella depende que superen ya la crisis de identidad partidista que vienen sufriendo desde hace veinte años, periodo en el que sus líderes los han traído como agua en batea.
La muy probable postulación de Virgilio Mendosa Amezcua como candidato de la alianza PRI/PVEM o solamente del PAVEM a la alcaldía porteña, es para él una gran prueba: Acreditar en 2018 con votos contantes y sonantes su competitividad electoral mostrada en las elecciones de 2012 y 2015. Si la pasa, su siclo político se prolongará hasta el 2021 cuando se vuelva a disputar la gubernatura del estado. Caso contrario, lo verá interrumpido como le sucedió a Nabor Ochoa López a quien en 2012 Virgilio le pegó en las urnas como a Bucho: Duro, tupido y mucho, poniendo así fin a sus glorias electorales de 2003, 2006 y 2009. Así pasa cuando sucede porque nada es para siempre, y nada es nada. Al tiempo.
Virgilio sabe que si al final del día es postulado candidato a presidente municipal de Manzanillo 2018/2021, por las siglas y colores que sean, le espera una contienda dura, disputada, en la que sus participantes irán con todo por todo peleando cada palmo electoral. Quienes le susurren que la tiene fácil lo están engañando. Le faltan pocos días para definirse de una buena vez por todas: Seguir con la camiseta peraltista o ponerse la propia virigilista, es la cuestión que deberá resolver sin dilaciones ni ambages.

EL ACABO

• Como en el calendario 2107/2018 de las candidaturas a cargos de elección popular van primero las de naturaleza federal, el destino y la ruta que seguirá la alcaldesa de Manzanillo, Gabriela Benavides, se conocerán antes que el que perseguirá y por la que habrá de transitar Virgilio Mendosa Amezcua.
• Después de años de sequía económica para el CDM del PRI de Manzanillo, se sabe que el primer priista del estado le empezó ya a cumplir a Francisco Zepeda González sus exigencias de cash con la primera entrega hace uno días de un melón y la mitad del otro provenientes de fondos financieros cuyo origen no ha sido hasta ahora transparentado y por lo mismo queda sujeto a cualquier especulación. El mutismo de los involucrados en el affaire ha sido hasta ahora su respuesta.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!