COLABORACIONES

CRIOLLOS Y FORÁNEOS

Julio 19, 2017

Para José Ignacio Peralta, la violencia imperante en Colima tiene su origen fuera de la entidad, léase Jalisco, Michoacán y Sinaloa, principalmente. ¿También la corrupción de su gobierno que ya supera en un mismo lapso a la de sus antecesores en el cargo y sus gavillas, Jesús Silverio Cavazos y Mario Anguiano Moreno? La verdad es que tan corruptos han resultado los funcionarios nachistas criollos, de cepa colimota, que el de los lentes tanto presumió sin pecado original concebidos, como los foráneos que llegan, ven, se coluden con los primeros, se embolsan lo que pueden y aquí no ha pasado nada.
Para que hasta la titular de la alcahueta Contraloría General del Estado, C.P. Águeda Solano Pérez, esté espantada del cochinero existente en secretarías como la de Salud y Bienestar Social , Desarrollo Urbano, Planeación y Finanzas, Administración y Gestión Pública, y Educación, por ejemplo, y voltee para otro lado, quiere decir que la cosa está grave, tanto o más que la inseguridad atribuible al crimen organizado y al individual que le pega con saña inaudita a las vidas, bienes y tranquilidad de los inseguros e infelices colimenses. ¿Pruebas? Están en el incremento exponencial que los patrimonios de los funcionarios peraltistas han registrado en los casi dos años que llevan en sus lucrativos para ellos cargos.
Bribones de siete suelas que hicieron lodo con la obra pública cuando en el gobierno de Mario Anguiano Moreno la daba y quitaba a discreción Rafael Gutiérrez Villalobos, a pesar de que públicamente fueron denunciadas por la pésima calidad de sus trabajos, la simulación de los mismos y otras vulgares raterías, han sido beneficiados con asignaciones directas de proyectos constructivos multimillonarios por José Ignacio Peralta cuyo rencor en contra de su compañero de partido al que culpa de todo lo que no le funciona no es tanto como para no hacer negocios con ellos. ¿Y la CMIC-Delegación Colima? Bien, gracias. Dios los coja confesados cuando los vicios de construcción del tramo carretero “Colima los Asmoles” de la Carretera Colima- Manzanillo, por ejemplo, que muy deficientemente ejecutó Benito Bodoque provoquen un socavón como el que recientemente causó la muerte de dos cristianos en el Paso Express Cdmex- Cuernavaca.
El tema de la corrupción que es endémica en la Secretaría de Desarrollo Urbano da para más de una entrega especial, igual que el deterioro al grado de colapso de los programas y servicios a cargo de la inmisericordemente saqueada por muchos años ya Secretaría de Salud y Bienestar Social que cambia de titular pero no de malas prácticas ni peores mañas tratándose de clavarle los dientes al presupuesto en perjuicio del derecho humano de los colimenses a la salud. Distraídos por los balazos de las más de mil ejecuciones habidas en lo que va de la gestión para olvidar de José Ignacio, los medios de comunicación han puesto poca atención a las muertes silenciosas y a las afectaciones a la salud de las personas provocadas por quienes se roban el dinero autorizado para medicamentos, material de curación, equipo y su mantenimiento, alimentos, ambulancias, combustibles para moverlas, viáticos, etc., etc., y etc.
Para quienes deseen echarse un primer clavado a las turbias aguas de la Secretaria de Salud y Bienestar Social a cargo del chilango que opera desde la ciudad de México donde pasa 5 de los 7 días de la semana, Ignacio Federico Villaseñor Ruiz , pueden dirigir su inquisitiva mirada hacia la Dirección Administrativa de la Dependencia a cargo de José Julián Martínez Barreda, quien llegó al mismo gracias a los buenos oficios del traficante de influencia, medicamentos y demás yerbas, el israelí Efraín Hendy Zaga, amigo personalísimo de José Ignacio que ha trascendido acaba de hacer un ‘negocito’ con ellos de 40 millones de pesos y otros más a detallar en próximas entregas de TAREA POLÍTICA, dinero que ya recibió sin haber entregado todavía los medicamentos y material de curación objeto de la compraventa, lo que tiene ya pariendo chayotes a José Julián. Está historia continuará.
EL ACABO
• Al menos los exgobernadores también priistas Jesús Silverio Cavazos y Mario Anguiano Moreno le pegaron a las arcas públicas con gavillas integradas en su gran mayoría por colimenses de cepa. No necesitaron de fuereños para delinquir.
• Si le siguen la pista al dinero mal habido por los funcionarios peraltistas deshonestos de la Secretaría de Salud y Bienestar Social, y de otras, verán que todos los caminos conducen a la Secretaría de Planeación y Finanzas donde pone y dispone su titular Carlos “Alushe” García Noriega, concuño de José Ignacio.
• En la Delegación del ISSSTE- Colima donde manda y gobierna la senadora priista Itzel Ríos de la Mora también hay historias del mismo género a contar en próximas entregas.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!