COLABORACIONES

CONSEJO CÓMPLICE

Octubre 09, 2017


Los integrantes del Consejo Estatal Forestal, nalgas prontas, se le pusieron blanditos y cooperando a la empresa depredadora del medio ambiente, Peña Colorada, que lejos está de ser una socialmente comprometida con los minatilneses y los colimenses en general, echando reversa en la prohibición que anteriormente habían establecido de que la empresa minera cambiara el uso del suelo de 400 hectáreas ubicadas en el municipio de Minatitlán para, según su combativo alcalde Horacio Mancilla González, “explotar una nueva veta de mineral de hierro valuada en 20 mil millones de dólares que implica la destrucción de 62 mil árboles. Pretenden darle en la madre a la zona forestal. Eso nos va chingar los recursos forestales y naturales de Minatitlán”. Más claro ni el agua que al valle de Colima llega del Cerro Grande.
Para que hasta el diputado local pridependiente Luis Ayala Campos denuncie que la empresa minera Peña Colorada “hace lo que se le da la gana y ninguna dependencia gubernamental puede ponerle un alto”, quiere decir que la cosa está de la tiznada. A ver si su jefe el disociado José Ignacio no le jala las orejas, pues fue más allá al señalar que “las dependencias federales como Semarnat y Profepa no han hecho caso y son cómplices de la depredación. Peña Colorada abre caminos, deforesta, rompe completamente con la armonía de los lugares, y no hay quien le diga nada”.
Si hasta las vías del ferrocarril que son de acero se rajan, cuantimás funcionarios que son de carne, hueso y un pedazo de pescuezo como los delegados federales que tienen que ver con el tema, por ejemplo, el de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMERNAT), Nabor Ochoa López, camarada de Mancilla González en el Partido Verde Ecologista de México, que se echaron pa’tras a lo muy macho de los acuerdos que habían tomado en la reunión efectuada el día 14 de julio de 2017 de no aprobar el proyecto debido a que la empresa minera incumplió una serie de requisitos. También recularon a la hora de la verdad los irresponsables delegados de Conafor y Conagua.
Igualmente se le abrieron a Horacio como hombrecitos el suizo Secretario de Fomento Económico del Gobierno del Estado, Fomento Económico, Carlos Domínguez Aedo, ex CEO de Ternium, y el representante de la Universidad de Colima, éste quizá para no arriesgar las becas Peña Colorada ni otros entres. Del cambiazo dado por el verde ecologista Nabor Ochoa López y su propia alma mater, el alcalde defensor del entorno ecológico de su montañoso municipio debe haber aprendido ya que sobre las amistades personales están los grandes intereses económicos de poderosas empresas como la que explota a placer los yacimientos de minerales ferrosos de las hermosas montañas minatitlenses.
Si sabe contar, Horacio Mancilla González debe haber entendido ya que no cuenta ni con el respaldo del Gobierno Federal ni el del Estado, mucho menos con el de la Universidad de Colima tan ajena a las causas sociales como la del cuidado y la preservación debidas del medio ambiente. En su desigual lucha en contra de la poderosa transnacional a Horacio sólo le queda movilizar a la población, en especial a los comuneros de “EL Arrayanal”, pero las protestas deberán ser con todo por todo para impedir a como haya lugar que se afecte irreversiblemente “un área bien conservada de bosques que registra diversos escurrimientos, por lo que se verán directamente afectados por el cambio de uso de suelo como la propia actividad de almacenamiento en la comunidad de El Terrero”.
La rebelión que han emprendido los minatlitenses liderados por su alcalde en defensa del medio ambiente será dura y desgastante, pero tendrán que librarla con la fe en el corazón sabedores de que no hay peor lucha que la que no se hace. Ojalá que al menos los grupos ecologistas de la entidad, las organizaciones campesinas y los pocos medios de comunicación social independientes del disociado gobierno peraltista, les echen la mano.

.
EL ACABO

• Para Horacio Mancilla González, “Peña Colorada ha vendido la idea que es socialmente responsable, pero ni siquiera paga el predial y menos los permisos de construcción, violando la normatividad y le vale madre porque tiene centavos. La única negociación es que preserven los recursos naturales”.


• Según reciente encuesta nacional de calificación del desempeño de los gobernadores de la República Mexicana y de simpatías hacia el Partido Revolucionario Institucional, el disociado José Ignacio Peralta lidera el pelotón con el mayor porcentaje de desaprobación, 90.1%, y su partido apenas tiene el 18% de intención del voto para el 2018. Sólo le aplaude el 8.4% de los impacientes encuestados colimenses porque al 1.6% ni le va ni le viene, les es completamente indiferente.


I

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!