COLABORACIONES

CANTIDAD Y CALIDAD

Abril 06, 2017

TAREA POLÍTICA-G8 INDEPENDIENTE

José Luís Santana Ochoa





Además del enorme costo financiero que para los contribuyentes representan los altamente poblados cabildos, congresos locales, cámaras de diputados y de senadores de la Republica, su calidad, eficacia y razón de ser han disminuido en proporción directa al crecimiento del número de sus integrantes. Una docena de regidores en promedio en los diez ayuntamientos del estado de Colima y 25 diputados en el Congreso Local son un mundo de gente de la que no se hace ni la mitad de la mitad, sólo sirven para hacer bola y succionar el presupuesto.

Por ello da en el blanco el diputado federal de mayoría relativa, Enrique Rojas Orozco, al argumentar que “Tenemos que exigir profesionalismo en la política, porque esa es una manera de respetar a ciudadanía, creo debemos avanzar y es un gran principio la reducción de las cámaras en la cantidad que se convenza”, y de los cabildos y los congresos locales, habría que incluir para que el adelgazamiento de los órganos legislativos y de co-gobierno sea en los tres niveles de gobierno.

Exdiputados federales colimenses como el ex rector de la Universidad de Colima y actual Delegado de la SEP en Colima, Miguel Ángel Aguayo López, reconoció en su oportunidad ante un grupo de columnistas con los que dialogó que en sus tres años como legislador federal estuvo perdido entre la muchedumbre de 500 integrantes como él de la Cámara Baja del Congreso de la Unión. Guardando la debida proporción, también 128 senadores de la Republica que le cuestan al noble y aguantador pueblo de México un ojo de la cara son muchos para un país empobrecido sobre cuyas espaldas la insensible clase política nacional le sigue cargando más leña sin conmiseración alguna.

“La respeto más no la comparto porque cada cámara tiene tareas específicas, y lo que se puede ahorrar quitando la Cámara del Senado que tiene tareas diferentes a la de diputados, es mejor reducir las dos Cámaras en sus integrantes”, dice Enrique Rojas Orozco de su compañero de legislatura Javier Pinto Torres, Partido Nueva Alianza, quien de plano propone la desaparición del paraíso en la tierra que para quienes llegan a él es el Senado de la Republica.

Ojalá que la iniciativa de adelgazar las muy obesas cámara de senadores y de diputados prospere y se haga extensiva a congreso locales y cabildo municipales, y a tanto instituto, consejo y demás malas yerbas burocráticas que mucho cuestan y poco aportan al desarrollo democrático y social del pueblo que los mantiene con su pobreza. La propuesta respaldada por Rojas Orozco de reducir en al menos 100 diputados federales y 32 senadores de la República deben prosperar, igual que tratándose del dinero público a los partidos políticos, porque se sustenta tanto en razones de economía de recursos siempre escasos, como de eficiencia operativa y de calidad en el trabajo legislativo.

Tiene razón quien llegó a la Cámara de Diputados al derrotar por amplio margen en el Primer Distrito Electoral Federal a la ex perredista Indira Vizcaíno Silva que luego devino en funcionaria de José Ignacio Peralta a quien apenas hace unos días le renunció a la Secretaría de Desarrollo Social porque no la pelaba su “honesto jefe que tiene poca pasión política” , al exigir profesionalismo en la política, el imperio del mejor sentido y no de las tan socorridas ocurrencias de las que improvisados hacen gala a lo largo y ancho del país, siempre proclives al sentido-comunismo, al simplismo y a las soluciones a bote pronto, con una visión cortoplacista y reduccionista de los problemas sociales, financieros y de toda índole.

EL ACABO

• En Colima, los diputados locales, de todas las siglas y colores partidistas, nada serio ni eficaz han hecho para adelgazar de 25 a 19 la población de la legislatura estatal. No les importa ni la calidad ni la eficacia ni el costo de su manutención, como creen que siempre habrá olotes para todos, no les importa que haya menos burros eliminando a media docena de ellos.
• Para Enrique Rojas Orozco, “la reducción de legisladores de las cámaras alta y baja, aunado con el de recurso a partidos políticos, sería un gran principio para ser más eficientes y no salir tan caro a la población”, lo mismo tratándose de diputados en los congresos locales y de regidores en los cabildos de los municipios del país, habría que agregar.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!