34.200.218.187

COLABORACIONES

Alimento para el alma

Octubre 19, 2014

Elegí este título porque es una de las frases que más me agrada y uso con regularidad cuando llevo a cabo alguna actividad que me gusta o atrae. Una de esas actividades es la pintura, como ya les he comentado en varias ocasiones. Para mí, la pintura está íntimamente ligada con el alma, con el cerebro y el corazón, tres partes conocidas por todos nosotros, dos de ellas quizá las podamos entender mejor; el cerebro y el corazón, sabemos la forma que tienen, para lo que sirven, las funciones que realizan en nuestro organismo y si una de ellas faltara o dejara de funcionar, simplemente no podríamos existir. En cambio el alma, ¿Qué es el alma?, ¿Cuál es su forma?, ¿Para qué sirve?. Aristóteles la llamó Psyche y la definió como la "forma específica de un cuerpo natural que en potencia tiene vida" o la esencia de tal tipo de cuerpo. Pero para nosotros qué es el alma, esa que necesitamos alimentar con acciones, cosas o vivencias que resulten atractivas a cada uno de nosotros. El alma es el motor que une nuestro pensamiento y nuestro cuerpo, la que mantiene como lo decía Aristóteles, la propia esencia; lo que en realidad somos, y jamás podremos ocultar por más esfuerzos que hagamos, la esencia siempre flota aunque intentemos sumergirla dentro de lo más profundo de nosotros.
El arte, la pintura, ha sido para mí “alimento para el alma” esa actividad que me ayuda como ser humano a mantener un estado de satisfacción en todos los aspectos de la vida. Sin temor a equivocarme estoy segura que todo artista encuentra esta parte, es capaz de verla y de darle forma, de usarla y mostrarla. El alma, el corazón y el cerebro siempre están muy, muy presentes en un artista. Si buscáramos un poco, en nosotros, en nuestra esencia, para encontrar el alma y después alimentarla, cualquier profesión, cualquier actividad, tarea u obligación, se convertiría en un arte.

Alehlí G. Reyes Vega

¡ANÚNCIATE AQUÍ!

34.200.218.187