COLABORACIONES

“Nacho, regreso al pasado”

Septiembre 18, 2017



“Lo estoy acusando de corrupto, no de pendejo”
Luís Cabrera.
www.enlacemanzanillo.com
Déjenme decirles que: La oficina que ocupa el Gobernador de Colima José Ignacio Peralta Sánchez es, en realidad, una institución en ruinas. No existe.
Nacho Peralta es el titular de un despacho fantasmal. Su mezquina política es la respuesta a los ciudadanos. Un gobernante que elude su responsabilidad y se empeña a acusar a los Gobernadores que le antecedieron.
El gobernante ausente que por azares gobierna el estado señala a todos como culpables, todos culpables menos él, por supuesto. Ante la emergencia: El regreso al pasado.
La politiquería es el juego de una ambición sin responsabilidad. Es la servidumbre a lo visible y, a lo inmediato. El desprecio de lo esencial que es invisible, de lo importante que no urge. ¿Por qué pensar en remover a un ladrón y sinvergüenza secretario de Educación Pública estatal si puede darle largas al conflicto prometiendo nombrar a un nuevo interlocutor válido para, al final, no resolverle nada al SNTE de Colima?
Nada por qué pelear pero muchos con quien pelear.
El pleito estéril, sin causa. Nacho Peralta carece de ideas pero en sus locuras maquina mil intrigas diarias. Su imaginación se concentra en la conjura porque cree que su verdadero trofeo es el fracaso del adversario.
El “Cevichero” gobernante quiere aparecer, aparentar, cuando no lo logra hace rabietas, se exalta, grita, insulta, gesticula pero no por la crisis magisterial que enfrenta con el SNTE sino por el peligro que corre su ya deteriorada imagen.
Nacho de Día es ágil para reaccionar en defensa de su desprestigio, el haber salido del closet lo vuelven torpe, miedoso para apagar el incendio que él mismo provocó. Ante las llamas, Ignacia de Noche ordena evacuar Casa de Gobierno pero de inmediato avisa que, si sus ocupantes quieren, al grito de Sí soy ama incinerarse con él, no hay problema.
Todos corruptos. Atracar tiene dos significados: inmovilizar y asaltar. Colima, como estado de la federación, está atracado en ambos sentidos; paralizado y saqueado. Nacho Peralta como Dimas el buen ladrón, tiene a la derecha a Carlos “Alushe” Noriega García, a la Izquierda a Kristian Meiners Tovar, los tres, ratas corruptas.
Para ordeñar al Gobierno de Colima, todos caben debajo de la misma cobija percudida. La complicidad y discrecionalidad para ocultar abusos y robos al erario estatal involucran no sólo a los tres mencionados líneas arriba, están también los secretarios de Salud, Movilidad, Desarrollo Urbano, Fomento Económico, Seguridad Pública, la contralora estatal, la directora de Pensiones, la directora del ICRTV, el director de comunicación social, el secretario particular del Gobernador Peralta, todos sinvergüenzas, todos corruptos, todos ladrones.
José Ignacio Peralta Sánchez ya fue defenestrado y sepultado políticamente por el 78 por ciento de los colimenses. La sentencia es muy lapidaria: “Nos salió muy Pendejo y necio”. Eso es lo que dice la sociedad de Colima no lo digo yo. (Dios me libre)
¿Qué pasaría si en un arrebato de honradez y dignidad, y pensando en el futuro de Colima Nacho Peralta renunciara a la gubernatura de Colima?
Dos largos años sin esperanza para Colima, sin conducción, sin mapa de ruta, sin futuro. Desaprobado por la población y despreciado por la clase política. Reprobado por la opinión pública y la prensa libre.
El Gobernador de Colima que lo es por el título que posee, pero no por lo que puede hacer con la investidura que va maltratando y manchado. Un Gobernador inútil que flaquea en sus tareas primordiales de asegurar la seguridad, la estabilidad, la honradez, los derechos humanos y la ley.
Hoy Ignacia de Noche se ha vuelto un personaje enjuto, huidizo, fragilito y, hasta fantasmagórico. Está por demás decirle que no es capaz de ejercer el menor liderazgo y no lo ejerce porque… ¡Nunca está en Colima!
Ahí se ven.
ENLACITOS
OCUPA: La maniobrista Operadora de la Cuenca del Pacífico que dirige su director General Carlos Olivar está metida en problemas de extorsiones al patrocinar un noticiero de radio chafa en donde un malandrín se hace pasar por “comunicador” (sin serlo), dedicándose a extorsionar a políticos y empresarios.
¿Será que Carlos Olivar de OCUPA recibe mochada de esa perversa actividad (por cierto; muy penada por la ley) teniendo como socio al merolico Raúl Espinoza Nogueda de la estación de radio La Poderosa- FM?
¿Estarán enterados sus patrones?
Me puedes leer en: www.colimaxxi.com – ipuntocom.mx - lineasdelgadas.com - portalzlo.com









JAVIER MONTES CAMARENA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!